julio 11, 2024
Porque los tiburones le tienen miedo a los delfines

Porque los tiburones les tienen miedo a los delfines

¿Cuáles son los puntos fuertes y débiles de los opositores?

Entonces, ¿cómo consiguen los delfines no sólo detener el ataque, sino también destruir al enemigo? La realidad es que la amenaza del mar, como todos los seres vivos, tiene sus debilidades, y los delfines no son tan inofensivos como parecen. 

Los tiburones son cazadores experimentados y precavidos, pero prefieren un estilo de vida solitario. Se reúnen en manadas muy raramente, normalmente para el periodo de juegos de apareamiento. Después, se dispersan, cada uno en busca de su presa.

Los delfines son animales sociales, viven en una manada familiar, se cuidan y protegen unos a otros, ayudando y apoyando a los más débiles. También cazan y se defienden juntos. Cuando se lucha contra un tiburón, su ventaja cuantitativa no es la menor.

Tácticas de combate

Atacar al tiburón es casi siempre el mismo escenario: empezar a cortar círculos alrededor de la víctima potencial, acercándose gradualmente a ella.

Los delfines tienen la misma defensa para actuar de forma coherente y colectiva, utilizando diferentes tácticas en la lucha:

Ganando velocidad, los delfines se elevan verticalmente desde abajo y embisten implacablemente el vientre del depredador, uno de los puntos más débiles del tiburón. El daño a los órganos internos hace que el enemigo sea prácticamente inviable.

Según los investigadores, lo más frecuente es que los delfines empujen y golpeen con su pico con gran fuerza y rapidez, apuntando necesariamente a las hendiduras branquiales, el lugar más vulnerable. Este impacto es similar a un golpe en el plexo solar en los humanos.

Sus potentes golpes dañan los ojos del tiburón, le rompen las aletas y pueden llegar a romper la espina dorsal del pez.

Las orcas, por ejemplo, pueden llevar al enemigo a un estado de inmovilidad tónica: golpeando el hocico en los flancos del tiburón, provocando un espasmo muscular prolongado. Paralizado, voltea el vientre hacia arriba y lo remata.

También se ha observado que los delfines empujaron a la depredadora en el aire y la mantuvieron en esta posición hasta que murió por falta de oxígeno.

No es frecuente que un tiburón consiga mantenerse con vida después de tales peleas. Si logra evitar que lo maten en la batalla, el tiburón con cicatrices será presa de su propia especie.

Porque los tiburones les tienen miedo a los delfines
Porque los tiburones les tienen miedo a los delfines

Fuerza de la inteligencia

La debilidad de los tiburones radica en su mejor etapa de desarrollo y su estilo de vida solitario. El tiburón es un pez, pertenece a la familia de los cordados y se guía por instintos y reflejos.

Los delfines son mamíferos marinos muy evolucionados e inteligentes. Su principal arma es la inteligencia. Gracias a su inteligencia, aprenden los puntos débiles de su adversario y la eficacia de su modo de vida y de defensa colectiva.

Son capaces de acumular experiencia y transmitirla de generación en generación. Además, algunos científicos y defensores de los derechos de los animales están tan seguros de la inteligencia excepcional de los delfines y de su conciencia, que proponen llamarlos «personalidades no humanas».

Se conocen muchos casos de rescate de personas por parte de los delfines. Hay al menos un caso documentado en el que rescataron a nadadores de un tiburón blanco. Los cetáceos rodearon a las personas en un estrecho anillo y no las dejaron salir del mismo durante aproximadamente una hora, hasta que todo el grupo llegó a la orilla.

El hombre, que había conseguido escapar antes de este entorno tan cuidadoso, se encontró con un tiburón blanco dispuesto a atacar cerca.

La naturaleza del «miedo» a los tiburones

Ahora, sobre el miedo de algunos animales por parte de otros. El hecho es que estos animales están en diferentes niveles intelectuales. El tiburón es un miembro de la clase de peces cartilaginosos. Son más antiguos y primitivos que los peces óseos más comunes en nuestras masas de agua. Los sentidos de estos animales son objeto de investigación científica a nivel mundial.  Hasta ahora, sólo se han detectado sus instintos. La que predomina es la necesidad de comida. A esto le sigue la necesidad de sobrevivir y reproducirse. Los tiburones, a excepción de las especies más pequeñas, llevan a cabo en solitario su programa de vida, confluyendo con los de su especie sólo durante un tiempo muy breve para el proceso de reproducción.

Los delfines son mamíferos que viven en el agua. Por lo tanto, además de sus instintos básicos, tienen necesidad de la sociedad. Los delfines de todas las especies viven en manada, dentro de la cual socializan, ayudan a los débiles, a los enfermos, a las madres y a las hembras con sus crías recién nacidas. Los animales cazan juntos y se defienden de los depredadores. Dado el hecho de que, a excepción de los tiburones (y también de las personas y las orcas en las especies más pequeñas) en los delfines nadie caza a propósito, es contra los legendarios ladrones del mar los animales organizan una defensa en grupo.

Lucha por la vida

¿Cómo se comunican dos representantes de clases tan diferentes? Los tiburones, que actúan como una especie de criaturas marinas sanitarias, distinguen inmediatamente al miembro de la manada de delfines que es viejo, está enfermo, herido por el hombre o está embarazado. Es a ella a quien persiguen o esperan hasta que el animal debilitado abandone el grupo. Si la manada pierde el momento, el tiburón está más que feliz de comerse al delfín y seguir adelante.

Pero, dado que los delfines tienen una gran inteligencia y una rápida respuesta a los cambios del entorno, en 75 de cada 100 casos se dan cuenta del tiburón a tiempo y organizan una respuesta colectiva al voraz depredador.

Hasta la fecha, se conocen varias técnicas exitosas que utilizan delfines:

  • La manada rodea al depredador y comienza a golpearlo masivamente en las hendiduras branquiales. Esto se parece a un puñetazo humano en el plexo solar. Si el pez no se retira, los golpes del delfín pueden dañar sus órganos respiratorios. Privado de la capacidad de obtener oxígeno del agua, el tiburón deja de interesarse por el delfín en general y por la manada en particular. Con las hendiduras branquiales rotas, está condenada a morir. Si antes no es comido por congéneres más fuertes y sanos.
  • Los delfines de grandes especies, como las belugas y las orcas, han aprendido a llevar a los peces a un estado de inmovilidad tónica. Los animales golpean un lado del tiburón con sus hocicos hasta que se da la vuelta. Si el pez está boca abajo, comienza una peculiar parálisis: una contracción convulsiva de los músculos, a consecuencia de la cual pierde la capacidad de movimiento durante unos minutos. La misma técnica es utilizada por los buceadores. Agarrando rápidamente a un tiburón por la cola y dándole la vuelta sobre su espalda, son capaces de tomarse selfies metiendo la mano en la boca del pez.
  • Hay pruebas de que un grupo de delfines simplemente empuja al depredador fuera del agua, sosteniéndolo sobre sus hocicos hasta que se asfixia. Sin embargo, hay una excepción. Si un tiburón, aunque sea blanco, es capturado por una manada de orcas, definitivamente se lo comerán después de estrangularlo.

¿Puede un delfín vencer por sí solo a un tiburón?

Hay leyendas sobre la valentía de los delfines. A veces tienen que enfrentarse al peligroso enemigo uno a uno. En este caso, el delfín acelera  a gran velocidad y choca contra el tiburón con su pico y su potente frente.

Algunos sostienen que el impacto de estos valientes cetáceos es tan poderoso que incluso un solo individuo puede infligir heridas graves, incluso mortales, a un tiburón. Pero la mayoría de los investigadores confían en que es poco probable que el delfín por sí solo pueda hacer frente al depredador, ya que el tiburón tiene un aparato mandibular más potente y otras ventajas anatómicas en esa lucha.

Las excepciones son las orcas. Con datos físicos aproximadamente iguales, la orca gana con su inteligencia, la capacidad de pensar en la táctica del ataque.

Por qué los delfines atacan a los tiburones

Los delfines, como típicos animales sociales, no sólo nadan juntos: juntos apoyan a sus congéneres viejos, debilitados y en crecimiento, cazan en grupo o repelen las embestidas enemigas.

Las ballenas dentadas están clasificadas como competidoras alimentarias de los tiburones, lo cual es una buena razón para atacar a las primeras sobre los segundos. Además, los delfines atacan de forma preventiva cuando los tiburones se acercan de forma sospechosa (burlándose de las crías o de los enfermos).

En una batalla con un depredador, los delfines son ayudados por factores como:

  • excelente maniobrabilidad;
  • buena velocidad;
  • cráneo fuerte (parte frontal);
  • el colectivismo.

Unidos, los delfines se enfrentan fácilmente a un gran tiburón blanco: golpean puntualmente la cabeza en el vientre (órganos internos) y las branquias. Para alcanzar su objetivo, el delfín acelera y golpea la zona más vulnerable, las hendiduras branquiales. Esto es similar a un golpe en el plexo solar.

¿Por qué los tiburones temen tanto a los delfines?

El tiburón vive y actúa según sus instintos primitivos. Pero no en vano a los delfines se les llama «nuestros hermanos delfines» y se les sitúa junto a los humanos en el mismo estadio de la evolución.

Ya se ha demostrado que la inteligencia del delfín es un poco diferente de la humana. Con la ayuda del ingenio puede vencer a cualquier gigante.

Se sabe que un tiburón es un «lobo de mar» solitario. Pero los delfines – una manada. Y cualquier manada, unida, no dejará oportunidad a un solitario. Incluso el que les supera en tamaño.

Los tiburones suelen atacar a animales jóvenes o debilitados. Y los delfines tienen unos instintos de maternidad y asistencia mutua increíblemente desarrollados. Por lo tanto, ninguna madre permitiría que un depredador ataca impunemente a su bebé.

¿Por qué los delfines temen a los tiburones?

Los tiburones son antiguos peces cartilaginosos. Son bastante primitivos y su comportamiento se guía únicamente por el instinto. Cuando cazan, siempre actúan según un patrón estándar: la espiral para acercarse a la presa y hacer una rápida carrera. Los delfines son mamíferos con una inteligencia relativamente alta. Necesitan comunicarse con otros mamíferos y viven en manadas. Eso es lo que les permite defenderse de los tiburones, y dependiendo de la situación, pueden elegir diferentes tácticas:

  • una manada de delfines rodea a un tiburón, lo empuja a la superficie del agua y lo retiene durante algún tiempo, provocando que el depredador simplemente se asfixie;
  • un grupo de mamíferos acuáticos comienza a atacar al tiburón en sus hendiduras branquiales, lo que hace que el tiburón pierda su capacidad de extraer oxígeno del agua y se aleja nadando;
  • los grandes delfines (por ejemplo, las belugas) golpean al tiburón en un lado para que se vuelque sobre su espalda, lo que impide que el depredador se mueva durante un tiempo.

Si un tiburón ya ha sido atacado por delfines, entonces, a nivel subconsciente, se sentirá inseguro y nadará lejos de la manada.

¿Los tiburones tienen miedo de los delfines?

Así, los tiburones son presa de los delfines sólo por su propio descuido y con la condición de que la manada esté llena de adultos. Normalmente, sin embargo, los astutos patrulleros del océano azul simplemente evitan la sociedad de los delfines

No tiene miedo, no.

Los tiburones calculan claramente su propia fuerza, pero están familiarizados con los ataques de grupos de cetáceos. Por eso prefieren acechar a su presa durante mucho tiempo, repeliendo lentamente de la familia, para no enfrentarse a una agresión razonable de la manada.

Las tácticas de los delfines han entrenado a los tiburones para que sean más precavidos y puedan ganar una y otra vez y llevar con orgullo el nombre de señores de los océanos.