septiembre 29, 2022
Pogonofobia

Pogonofobia ¿Qué es? Causas y síntomas

La pogonofobia es un miedo muy específico de las personas que lo padecen. La antigua palabra griega pogono significa «barba» y la conocida palabra fobia se traduce como «miedo». Así, esta fobia se define como el miedo a las barbas.
El trastorno es raro e inusual, y no se ciñe a ningún límite. No tiene edad, sexo, naturaleza genética o hereditaria.

La barba: pros y contras

La vegetación en la cara de los hombres desde la antigüedad estaba dotada de un significado especial, gozaba de popularidad, tanto del lado positivo como del negativo. En la Edad Media, por ejemplo, el toque de un hombre en la barba de otro era una «invitación» a un duelo. En la antigüedad, los reyes añadían tres pelos de su barba a sus sellos, una indicación más del poder de los reyes. Este toque acompañó a los decretos especiales, a los que hay que prestar atención en primer lugar.
Hoy en día, según las estadísticas, el vello facial en los hombres aumenta su éxito con las mujeres.
Como ves, el vello facial no deja indiferente a nadie. Así que el pogo-fóbico tiene un sentimiento especial por ellos, con pánico a la vegetación en sí misma, así como a sus dueños.

Pogonofobia ¿Qué es? Causas y síntomas


Una barba larga, un ligero pelo sin afeitar o un pelo de longitud media son las únicas cosas que pueden causar miedo.
La reacción del paciente ante la fobia es imprevisible. Algunos enfermos experimentan ansiedad, agitación, otros remilgos, asco y algunos enfermos experimentan un terror irrefrenable con ataques de pánico. Los síntomas de la fobia van desde la ansiedad leve hasta el miedo paralizante.
Aunque la Navidad es una de las fiestas favoritas de la mayoría de la gente, los pogonofóbicos son, como mínimo, recelosos. Papá Noel, con su larga, blanca y suave barba, provoca una tormenta de emociones negativas en lugar de sentimientos alegres y mágicos. Las vacaciones pierden su atractivo para ellos.
Estas personas, aparte de la vegetación en sí, albergan miedo y asco hacia cualquier portador de la misma. En esta categoría se incluyen los individuos sin domicilio fijo, los moteros, los hippies, los eclesiásticos. Es decir, todos los que tienen barba como atributo inevitable. Las personas mayores pueden ser objeto de intolerancia. En este caso, la pogonofobia se une a la gerontofobia, es decir, el miedo a la vejez y a las personas mayores.
El miedo a la barba suele perseguir a las mujeres. A menudo, el bello sexo tiene que rechazar a un novio envidiable por una razón bastante buena, según les parece: la presencia de una barba. Las mujeres pogonofóbicas perciben al sexo fuerte con vello facial como una persona sospechosa, un individualista con rasgos de negligencia y crueldad.
El miedo a los hombres con barba complica su vida personal, ya que limita el círculo de personas que podría elegir.
El trastorno de la pogonofobia dificulta el avance profesional del sexo fuerte. Restringen el contacto con sus colegas y jefes con barba, lo que les impide trabajar a pleno rendimiento. Los estudios han demostrado que la fobia puede causar varias decenas de miles de dólares en daños a un hombre.
Las actitudes hacia los individuos con barba siguen siendo mixtas. El célebre presidente estadounidense Abraham Lincoln era famoso por su barba, que le aconsejó dejarse crecer una niña. La niña dijo que le quedaría bien a la cara delgada del presidente. Pero la mayoría de los políticos del mundo actual prefieren un rostro bien afeitado. Se cree que de esta manera un político despertará más confianza entre los votantes.
En 2013, el presentador de televisión estadounidense Jeremy Paxman fue criticado por sus empleadores. El motivo fue la aparición del presentador de Newsnight de la BBC con la barba crecida. Paxman respondió acusando a sus atacantes de ser pogo-fóbicos. Se desató una polémica. Sin embargo, el resultado no fue favorable a Paxman: los opositores se guiaron por la prohibición de la cadena sobre las «barbas».

¿Qué causa la pogonofobia?

Como ya se ha mencionado, la formación del trastorno es independiente de la edad y el sexo. Los científicos también rechazan la idea de que sea genética. La pogonofobia puede darse en diferentes circunstancias.

pogonofobia Las causas más comunes

Las causas más comunes son:

  • los miedos de la infancia. Accidentalmente o no, la mayoría de los villanos de los cuentos de hadas están dotados de barba. Para un niño especialmente impresionable, pueden causar una impresión indeleblemente aterradora, especialmente si los padres han intimidado repetidamente al niño con un villano barbudo;
  • Muchos pogonofóbicos alimentan su miedo asociando el vello facial con las personas sin hogar. La imagen que surge es que si tienes barba, vives en sótanos o, peor aún, en un vertedero. Es totalmente insalubre, huele mal y está desordenado. Se forma un sentimiento de asco en el paciente. Desgraciadamente, esta línea de pensamiento es muy estereotipada;
  • Un niño se asusta de un hombre con barba por los cuentos o por la confrontación directa. También es posible que los adultos formen una fobia de forma similar. Una mujer puede haber sido víctima de un ataque por parte de un hombre con barba. La impactante imagen queda grabada en la memoria, y la víctima ahora teme a todos los hombres con barba;
  • Las actitudes negativas hacia el vello facial pueden estar relacionadas con el terrorismo. Suele atraer a los hombres de aspecto árabe, que suelen dejarse la barba;
  • experiencias amargas con los feligreses. Las cuestiones religiosas son pertinentes para la humanidad en todo momento. La gente se dirige a la iglesia con diferentes peticiones. Una persona puede haber sido rechazada por los ministros de la religión, convertirse en parte de una conversación desagradable. Por regla general, los clérigos varones llevan barba. Si una persona ha sido ofendida por un sacerdote y esa ofensa se ha alojado firmemente en el subconsciente, puede formarse una aversión en la persona ofendida. Esta aversión afecta a todos los clérigos, así como a las personas con barba.
    Cabe destacar que la fobia tiene diferentes variaciones en niños y adultos. La pogonofobia de los niños es más bien un miedo, un susto. En los adultos, es la aversión y los prejuicios. Aunque todas las variantes del trastorno son posibles en ambos.

Deshacerse de la pogonofobia

La fobia a la barba es desagradable porque quien la padece no tiene forma de predecir cuándo se encontrará con el objeto de su miedo. Si un acrofóbico se limita a evitar las alturas para no provocar un susto, el pogofóbico es diferente: el peligro puede estar esperándole en cualquier lugar.
Para reducir la ansiedad al encontrarse con un objeto aterrador, los expertos aconsejan

  • Intenta no centrar tu mirada estrictamente en la vegetación. Mire a su interlocutor a los ojos y ponga todos sus pensamientos en el tema de conversación;
  • Deja de evitar las barbas. Este comportamiento abona el terreno para que la fobia florezca;
  • Utilizar afirmaciones -actitudes cortas y positivas que el enfermo debe decir varias veces al día, incluso cuando se enfrenta a la amenaza;
  • Visualizar la fobia: dibujarla, moldearla en plastilina, recortar una forma de papel. Luego haz lo que quieras con él: píntalo, dale un aspecto divertido. El producto de papel se puede recortar;
  • Si estás en el camino de domar una fobia, prueba a tocar una barba de verdad. Conversa con el portador del pelo. Es aconsejable que los hombres se dejen crecer el vello facial.
    El tratamiento del trastorno con la ayuda de un especialista también implica el uso de varios métodos.
    La más eficaz es la hipnoterapia. Se utilizan la hipnosis eriksoniana y la programación PNL.
    El método de desensibilización consiste en trabajar la naturaleza del miedo y su estructura con un especialista. Tras conocer la fobia, se entrena al paciente en técnicas de relajación muscular para que acabe enfrentándose mentalmente al objeto que le da miedo.
    Se imagina el objeto, comenzando a acercarse lentamente a él. El planteamiento se lleva a cabo hasta que la sensación de miedo alcanza su punto máximo. En este punto, el paciente aplica técnicas de relajación. La relajación placentera en el momento del miedo forma un reflejo condicionado. Gracias a esto, el miedo deja de existir. El paciente se da cuenta de su irracionalidad.
    Otra forma de neutralizar la pogonofobia es la terapia de juego. El terapeuta aparece como un objeto aterrador. El paciente desarrolla nuevos modelos de comportamiento sobre él, que permiten superar la fobia.
    Otra opción es que el paciente observe al terapeuta. El terapeuta muestra al cliente con el ejemplo cómo debe comportarse cuando se encuentra con el hombre barbudo. La pogonofobia es bastante tratable. No ignores tu miedo hiperbolizándolo.

¡Palabras en defensa de la barba!

En defensa de la barba: muchas grandes mentes llevaron barba. Juzgue usted mismo:

  • Sigmund Freud;
  • Charles Darwin;
  • Galileo Galilea.

Un inglés, Thomas Gowing, en el siglo XIX llegó a escribir todo un manifiesto de apoyo al uso de la barba, The Philosophy of Beards, en el que aparecen las siguientes líneas:

Deja que la barba crezca,
No lo estropees:
Dios nos hizo humanos
No seas mono.