septiembre 25, 2022
Nictofobia

Nictofobia: superar el miedo a la oscuridad

Es un hecho conocido que los miedos encuentran sus «admiradores» en todos los grupos de edad de las personas, independientemente de su estatus social y experiencia vital. Aunque los expertos han comprobado que ciertas ansiedades fóbicas son más comunes, especialmente graves, y suelen manifestarse en la infancia.

Entre las fobias que tienen su origen en la infancia destaca la nictofobia, el miedo a la oscuridad.


Miedo a la oscuridad en los niños


Se realizó una interesante encuesta entre 200 madres de niños de 2 a 10 años. Se les dio una lista de 30 miedos y se les pidió que los clasificaran por orden de frecuencia e intensidad de la ansiedad de su hijo. La gran mayoría de las madres (más del 80%) de las que tienen hijos de 2 a 10 años, ponen el miedo a la oscuridad en primer plano. Este y otros estudios demuestran que ocho de cada diez niños tienen miedo a la oscuridad. Se ha establecido que la ansiedad de los niños es subconsciente y que no se necesitan desencadenantes permanentes para que se manifieste. En la mayoría de los casos, las emociones y los sentimientos dominantes experimentados en la infancia son temporales y desaparecen con el tiempo. Lo principal es tratar sus miedos correctamente, identificar y comprender la naturaleza de su aparición y «contenerlos» a tiempo.

Nictofobia


Miedo a la oscuridad en los adultos


Una situación muy diferente es que el miedo irracional a la oscuridad no desaparezca con la edad, sino que aumente en frecuencia e intensidad, convirtiéndose en un perturbador trastorno fóbico: la narcofobia. Las estadísticas muestran que alrededor del 10% de la población mundial tiene miedo a la oscuridad.
A menudo, a los adultos les resulta bastante difícil y les avergüenza admitir la presencia de su ansiedad «irrelevante, estúpida e infantil», aunque el miedo interfiera de forma significativa en una vida plena. Muchos nictófobos prefieren «callar», ignorar el problema y retrasar la consulta al especialista hasta que llegue el «momento crítico».


¿Cómo saber si tienes nictofobia?


Lo que hace especial a esta fobia es que el individuo no tiene miedo a la oscuridad en sí misma, como a la ausencia de buena luz. El miedo se dirige a una posible situación inesperada, y está vinculado al desconocimiento de las ‘sorpresas’ que depara la oscuridad y lo que uno puede encontrar en ella. Sin ver objetos reales ni proporcionar suficiente información para que el cerebro la analice, la imaginación empieza a trabajar intensamente debido a la incapacidad de los órganos visuales para percibir y transmitir la imagen. Basándose en el miedo existente a la oscuridad, la imaginación dibuja activamente imágenes aterradoras y espantosas, y nadie empieza a «ver» con claridad esas imágenes que están ausentes en la realidad. Con esta interpretación de la ansiedad se puede hablar de una transferencia gradual del miedo ordinario a un trastorno patológico.
En el curso desfavorable de la fobia estas imágenes perturbadoras se hacen tan fuertes en la conciencia y toman predominio sobre el mundo de la realidad que se convierten en pseudoalucinaciones visuales persistentes. Esta percepción fantasiosa de fenómenos y objetos que no existen realmente suele ir acompañada de una ausencia de duda y crítica por parte del individuo. Según las enseñanzas del psiquiatra ruso V.Kh. Kandinsky, estas percepciones involuntarias, resultantes de un cambio de la fantasía ordinaria a la patológica, son evidencia de una disfunción en la esfera volitiva del individuo.

miedo a la oscuridad


Manifestación de la nictofobia


Las víctimas de la Nictofobia pueden presentarse por primera vez a cualquier edad. La mayoría de las veces se manifiesta en la primera infancia. Así, un niño que experimenta un fuerte miedo, a veces imaginario, a estar en una habitación oscura, acaba olvidando la situación que le provocó el susto, manteniendo un miedo a la oscuridad de por vida.
Si una persona sana en una habitación oscura o en una zona sin luz se siente incómoda e insegura, experimentando una excitación natural, la reacción del nictófobo es excelente.

En tales circunstancias, el individuo experimenta una fuerte sensación de miedo, que se convierte en terror y pánico. La ansiedad del nictófobo le hace recurrir a comportamientos destructivos: huir (no importa a dónde, siempre que sea de aquí), gritar pidiendo ayuda para llegar a la fuente de luz más cercana.
Muchos adultos ocultan cuidadosamente su miedo fóbico a los que les rodean, y atribuyen su extraño comportamiento a una mala visión y a la incapacidad de orientarse en el terreno. Sus argumentos suenan muy convincentes para los profanos, lo que indica la presencia de rasgos de personalidad demostrativos. Sin embargo, al encontrarse de repente en una habitación sin luz, los nictófobos no tienen tiempo de «reencarnarse en actores» y delatar sus miedos al instante con su pánico.
Por lo general, los preparativos para la hora de acostarse de estas personas están interconectados con un ritual tradicional: comprueban cuidadosamente el funcionamiento de los aparatos eléctricos y tienen fuentes de luz alternativas -antorchas, velas- cerca de la cama en caso de corte de electricidad. Una vez encendidas las luces de todo el piso, los narcófobos se van a la cama con un pensamiento en mente: «¡Si pudiéramos vivir hasta el amanecer!
A menudo, el miedo a la oscuridad está estrechamente relacionado con el miedo a la muerte. Y es con la llegada de la oscuridad cuando el miedo a la muerte del nictófobo se intensifica. La tanatofobia tiene una naturaleza encubierta y un nivel de manifestación visible, entre ellos el miedo al vacío en una habitación oscura. A menudo, los individuos con una combinación de estos trastornos de ansiedad no pueden conciliar el sueño si no hay otras personas en la habitación, o crean una compañía ilusoria, dejando la televisión encendida durante la noche.

miedo a la oscuridad


¿Por qué le tengo miedo a la noche?


La manifestación de la nictofobia suele ser de tipo convulsivo. Los síntomas físicos y emocionales del trastorno se observan cuando se acerca una situación traumática -la oscuridad- y se instala.

  • ritmo cardíaco acelerado;
  • picos de presión arterial,
  • calambres en el estómago,
  • un dolor de cabeza agudo o apremiante,
  • escalofríos, sudoración, escalofríos;
  • Debilidad muscular, sensación de «piernas que resbalan»;
  • tartamudez, pérdida de voz.


Las manifestaciones emocionales del trastorno son principalmente pesadillas y malos sueños. Los efectos conductuales incluyen la manifestación de hábitos nerviosos y el aumento de la actividad motora: «intentar escapar».


¿Cuál es el peligro de la nictofobia?


Según los científicos estadounidenses, la presencia del miedo fóbico en los ancianos y en las personas mayores es un signo seguro, un presagio y un «aliado» de la muerte prematura. Esta es la conclusión a la que han llegado los científicos del Brigham and Women’s Hospital de Estados Unidos. Estudiaron muestras de sangre de 5243 mujeres de entre 42 y 69 años y midieron la longitud de los telómeros. (Los telómeros son complejos proteicos especiales situados en los extremos de los cromosomas que se consideran marcadores del envejecimiento biológico y celular). Un análisis comparativo mostró que las personas con altos niveles de ansiedad fóbica tienen longitudes de telómeros significativamente más cortas, lo que indica un proceso de envejecimiento más activo.
Los resultados también son interesantes para nuestros compatriotas. Científicos rusos han estudiado y analizado los historiales médicos y los testimonios de los familiares sobre los estilos de vida y la percepción individual de las situaciones de los hombres que murieron prematuramente por enfermedades cardiovasculares (ictus e infarto). Llegaron a la conclusión inequívoca de que las emociones, reacciones y percepciones predominantes (sentimientos predominantes) son el desencadenante del desarrollo de enfermedades latentes (no diagnosticadas a tiempo, sin síntomas claros). Esta investigación da pie a suposiciones: es el miedo ininterrumpido, no convertido, no corregido —el factor estresante, que fue la fuente original del trastorno ansiófobo, desencadena posteriormente un trabajo patológico «atípico» del sistema nervioso autónomo, y además afecta negativamente al sistema cardiovascular, afecta al sistema nervioso central y a la actividad del sistema endocrino relacionado.
El misterio de nuestra infelicidad es que tenemos demasiado tiempo libre para contemplar si somos felices o no. (Bernard Shaw).


Causas de ocurrencia


El que está más seguro es el que está alerta, incluso cuando no hay peligro. (Cyrus)
A menudo, la aparición de la nictofobia comienza en el útero. Es el momento en el que el niño por nacer conoce por primera vez sus miedos. El niño por nacer percibe la mayor ansiedad de la madre, sus intensas preocupaciones, a menudo infundadas. Por supuesto, no es consciente y no entiende lo que le ocurre a él y a su madre, pero el cerebro y el sistema nervioso recuerdan la reacción biológica de la madre ante el miedo. En otras palabras, el embrión ya tiene la capacidad de tener miedo y desarrolla reacciones individuales al miedo.
En el desarrollo del miedo a la oscuridad también influyen factores sociales, condiciones específicas del desarrollo, perfiles genéticos y rasgos de personalidad.
El miedo a la oscuridad durante la infancia también surge como resultado de la ansiedad del niño por la ausencia de la madre en lo que él cree que son momentos importantes. Ya al año de edad, cuando la madre se va o se aleja del niño, aunque sea por poco tiempo, dejándolo en una habitación oscura, el niño muestra signos de ansiedad, que se traducen en miedo. La consecuencia es que, aunque las madres hagan lo correcto formalmente, los niños se ganan sus primeras neurosis. El estrés suele verse agravado por un comportamiento parental demasiado exigente que no tiene en cuenta las características, las inclinaciones y el carácter del bebé. Las actitudes poco amables, educadas y cálidas de los adultos hacia el niño, especialmente la madre, contribuyen al miedo a la oscuridad.
Los padres ansiosos no sólo refuerzan, sino que incluso intensifican la ansiedad y los miedos del niño, asegurando una formación constante y rápida de una respuesta de tipo ansioso en su descendencia.

Una de las formas típicas de transmisión de los miedos, según los científicos, es que los niños tienen un 80% más de probabilidades de tener miedo a la oscuridad si sus padres lo tienen. Esto se explica por los rasgos comunes del sistema nervioso constitucional y por el hecho de que los padres tienen siempre una gran autoridad y existe el contacto emocional más estrecho e íntimo entre ellos y el niño.
El miedo a la oscuridad se desarrolla debido a un fuerte desajuste entre las expresiones verbales y no verbales. Un niño asimila alrededor del 80% de la información de forma no verbal, utilizando el «lenguaje» de los sentidos. La información subconsciente se percibe como totalmente correcta. La mayor parte de esta información no se reconoce conscientemente, sino que está incorporada al subconsciente.
La evitación prematura del peligro, que se produce durante la infancia, indica una hiperansiedad congénita o adquirida tempranamente. Esto se observa a menudo en los hijos de padres enfermos o con problemas de salud. En efecto, el desarrollo del «niño tardío»se produce con un exceso de atención y ansiedad por parte de los padres, que se traduce en infantilismo e inseguridad en el bebé. Un hijo único en la familia también es más propenso al miedo a la oscuridad, porque la situación de tener a alguien con quien hablar y jugar reduce la cantidad e intensidad del miedo. Mientras que los padres emocionalmente estables, desarrollados, jóvenes, enérgicos, alegres y optimistas tienen un hijo menos susceptible a la ansiedad.
La formación e intensidad de la nictofobia en la infancia suele estar influida por la composición familiar. Los niños que crecen en familias monoparentales son más propensos a las inseguridades y los miedos. Los conflictos en la familia también encuentran una especie de resonancia en el fuerte miedo a la oscuridad.
La aparición de la nifobia suele estar facilitada por las características individuales de la actividad nerviosa superior: sensibilidad emocional excesiva, sensibilidad exacerbada, vulnerabilidad e impresionabilidad. El máximo de estos indicadores conduce a un pensamiento imaginativo vívido y poco convencional y a un recuerdo claro de los acontecimientos importantes de la vida. Los procesos nerviosos de las personas sensibles se caracterizan por la inercia y la rigidez, lo que, junto con una memoria a largo plazo bien desarrollada y activa, hace que los objetos temidos permanezcan fijados en la persona durante largos periodos, lo que hace imposible cambiar la atención rápidamente.


¿Cómo se trata la nictofobia?


Una víctima del fuego no siempre le tiene miedo.

Proverbio latino

En la mayoría de los casos, los miedos de la infancia se disipan a medida que el niño crece, y queda un leve resquicio de la experiencia que fue intensa. Hay quienes tienen un carácter y una fuerza de voluntad muy fuertes que luchan deliberadamente y con éxito contra el miedo a la oscuridad. Desgraciadamente, no todo el mundo, debido a sus peculiaridades psicológicas, consigue tales hazañas productivas.
Los psicólogos advierten: no es seguro ignorar los síntomas evidentes, intensos y frecuentes de la nifobia. Debido a diversas circunstancias, esta fobia, si no se trata a tiempo el tratamiento adecuado puede conducir a una enfermedad mental grave.
Por lo tanto, si se observa la presencia de la oscuridad no es el malestar y la excitación habitual, pero un horror que todo lo consume, es necesario consultar a un psicólogo o psicoterapeuta. Una terapia oportuna y correcta es un método fiable para eliminar definitivamente esta fobia.