mayo 9, 2022
Neofobia

Neofobia: Causas, síntomas y tratamientos

El mundo moderno es muy dinámico, por lo que hoy en día hay muchas personas que no sólo tienen ciertas dificultades para adaptarse a las nuevas condiciones, sino que incluso experimentan miedo. Si el miedo a lo nuevo e inusual empieza a dominar la vida humana, se convierte en una fobia, concretamente en neofobia (del griego neos – nuevo, phobeo – miedo). Las personas que padecen este tipo de fobia tienen miedo a todo lo nuevo en diversas esferas de la actividad humana (cambio de residencia, de trabajo, de matrimonio, etc., es decir, todo lo que lleva a la ruptura de los estereotipos existentes). Por tanto, la neofobia es el miedo al cambio.
La neofobia, como cualquier otra fobia, desadapta a la persona, impidiéndole desarrollarse y funcionar plenamente en la sociedad. Hoy en día existen muchas manifestaciones diferentes de esta fobia (la tabla muestra las más comunes).
Tipo Característica Tecnofobia (techne – habilidad y phobos – miedo) miedo patológico a las nuevas tecnologías Gnosiofobia (gnosio – conocimiento y fobia – miedo) miedo destructivo al conocimiento y a la nueva información Futurofobia (futuro – futuro y fobia – miedo) miedo al futuro Ergasiofobia (ergasia – trabajo, acción, actividad y fobia – miedo) miedo al hacer y al movimiento Neofobia alimentaria miedo a lo desconocido, a los nuevos alimentos

Neofobia

¿Cuándo aparece la neofobia?


A menudo, la neofobia se manifiesta en la actividad profesional de una persona. Este tipo de personas tienen miedo de cambiar las formas habituales de hacer el trabajo y se les suele llamar conservadores. En este grupo de riesgo se encuentran las personas que tienen un periodo bastante largo de trabajo en un campo o área determinada (los estudios en este campo han demostrado que el riesgo de neofobia aumenta en las personas después de 40-45 años).


Las principales causas de la neofobia


Los expertos distinguen entre factores externos e internos de la neofobia. Las causas externas incluyen la inestabilidad económica, social y política en un Estado concreto y en el mundo en general. El hecho es que las personas que no pueden confiar en el futuro son emocionalmente inestables y, por lo tanto, están más a menudo sometidas a diversas influencias negativas y, como consecuencia, a la aparición de la neofobia (miedo al cambio).
Entre las causas internas de este miedo patológico se encuentran los siguientes rasgos de personalidad y características de la persona

  • Rigidez del sistema nervioso;
  • la hipervigilancia y la sospecha;
  • el conservadurismo;
  • Alto nivel de ansiedad (tanto situacional como personal);
  • Falta de confianza en sus propias capacidades;
  • miedo a salir de la zona de confort;
  • bajo nivel de necesidad de logro;
  • baja autoestima;
  • un nivel de responsabilidad demasiado alto (por ejemplo, una persona teme reducir su rendimiento debido a un cambio en las formas y tipos de trabajo).

¿Cómo se trata la neofobia?

Diversas situaciones psicotraumáticas, experiencias pasadas desafortunadas, traumas psicológicos en la infancia, la exposición a los medios de comunicación y la contaminación psicológica son también factores importantes en la aparición de la neofobia.

Síntomas de la neofobia

La neofobia tiene los mismos síntomas que otras fobias, salvo que los síntomas se manifiestan en una persona que se enfrenta a algo nuevo y desconocido. Los síntomas tienen una manifestación externa (física) e interna (mental). Estos síntomas pueden manifestarse como una ansiedad menor y una leve aprensión, o pueden convertirse en un estado de pánico. Los principales síntomas que pueden indicar que una persona sufre neofobia son

  • Falta de aire o incluso sensación de asfixia;
  • Un aumento de los latidos del corazón (al acercarse a una situación que implique miedo a algo nuevo);
  • Sensaciones dolorosas en la zona del pecho (opresión, ardor, etc.) y en el estómago;
  • temblores y sacudidas (de las extremidades o de todo el cuerpo);
  • Sudoración elevada (puede sentir calor y frío);
  • náuseas, mareos e incluso desmayos;
  • Pérdida de autocontrol, sensación de irrealidad (niebla);
  • despiste y estupor (el miedo puede encadenar todo el cuerpo);
  • algunas partes del cuerpo pueden entumecerse.


Tratamiento


Una persona que sufre neofobia suele ser plenamente consciente de su neofobia y tiene una buena comprensión de lo que le ocurre. Pero a pesar de toda su conciencia, no pueden hacer frente a esta condición patológica por sí mismos. Por lo tanto, si uno tiene un miedo tan destructivo, siempre debe acudir a un especialista.
Se puede tratar eficazmente la neofobia con medicamentos, pero la fobia no es tan peligrosa como para tener que recurrir únicamente a este método de tratamiento. En muchos países, para superar la neofobia se utilizan diversas técnicas psicológicas, entrenamientos, sesiones psicoterapéuticas y asesoramiento psicológico. Un psicólogo cualificado puede ayudar a entender la causa de la fobia y éste es el primer paso para deshacerse de ella. Además, diversas intervenciones psicoterapéuticas eliminan las barreras psicológicas para aprender cosas nuevas, lo que conduce a una mejor adaptación al entorno cambiante.

Síntomas de la neofobia


¿Cómo se trata la neofobia?


El entrenamiento autógeno, la relajación y la meditación son excelentes formas de combatir la neofobia. Y algunos de los síntomas de esta fobia pueden ser tratados con bastante eficacia por uno mismo. Si te das cuenta de que el miedo te abruma, lo primero que debes hacer es normalizar tu respiración y tu ritmo cardíaco, haciendo unas cuantas respiraciones lentas por la nariz y exhalando por la boca (con un ligero retraso en la exhalación). El conteo lento y los ejercicios físicos (por ejemplo, ponerse en cuclillas de 10 a 20 veces) ayudan a hacer frente a los temores inminentes. Además de estabilizar la respiración, también es necesario devolver la conciencia a la normalidad. Para ello, intenta centrarte al máximo en tu entorno (intenta describir con cierto detalle todos los objetos que te rodean).

Apúntate al grupo de VKontakte para los trastornos de ansiedad: fobias, miedos, pensamientos intrusivos, SII, neurosis.