agosto 11, 2022
La gamofobia es el miedo al matrimonio

La gamofobia es el miedo al matrimonio. ¿Por qué algunas personas temen las relaciones familiares?

Parece que una relación seria, basada en el amor y el afecto, sólo debería ser agradable. Pero, por desgracia, es el miedo común el que impide que la gente logre la armonía. Son estas emociones, más que un mal carácter, las que impiden a algunas personas construir una relación familiar normal y ser felices. La gamofobia, un miedo patológico al matrimonio, puede estropear considerablemente la vida de una persona.

Gamofobia: ¿por qué da miedo pensar en la seriedad de una relación?

La gamofobia es un miedo persistente e inexplicable al matrimonio, un miedo pánico a la boda y a toda la parafernalia nupcial. El enfermo puede experimentar este miedo constantemente o en determinadas situaciones.
La gamofobia se suele atribuir a los hombres, pero también puede verse en las mujeres: algunas tienen un miedo pánico a casarse.

Además, la persona tiene miedo no sólo de la seriedad de la relación, sino también de pensar en el matrimonio. Hoy trataremos de entender por qué ocurre esto y cómo combatirlo. La razón puede ser una relación con una persona extraña en espíritu. O la continuación de una relación ya superada. O el rápido desarrollo de una nueva novela tras una dolorosa ruptura. Por lo general, detrás de estas acciones, desprovistas de toda lógica, suele haber un miedo a la soledad. La vida parece ser un desastre si no hay pareja. Y no tiene por qué ser un ser querido o, al menos, uno adecuado: sólo alguien.

También puede ser una cuestión de dependencia psicológica del entorno. Una persona simplemente necesita un compañero que le dé lo que no puede darse a sí mismo: «Que me cuide, porque no tengo fuerzas para ello, que me elogie, porque no puedo valorar mis propios méritos, que me dé consejos sensatos, porque es mejor confiar en él que pensar en mí mismo». En estos casos, los psicólogos aconsejan tomarse un respiro y ordenarse. Aunque suene a tópico, la tarea principal es ser independiente y autosuficiente. Tal vez ésta sea la principal condición para construir una relación armoniosa en la familia. Al fin y al cabo, entonces el compañero no será un espectador, un consolador o una niñera, sino simplemente un ser querido.

La gamofobia es el miedo al matrimonio

Relaciones familiares: emociones negativas

«Hay que trabajar la relación», «Hay que atesorar el amor», «El verdadero amor lo perdonará todo»: si estas frases entre los cónyuges se convierten en el mantra diario, es poco probable que la relación pueda llamarse feliz. ¿Por qué entonces algunos no se atreven a hablar con franqueza de lo que les preocupa? ¿Expresar su opinión y no la de su pareja? En la mayoría de los casos, el miedo a la pérdida o a la ruptura les impide hacerlo. «¿Y si digo algo malo y se desencanta de mí?», «¿Y si se enfada y se va?». Este tipo de relación es extremadamente peligrosa para la familia. Como dicen los expertos en psicología: «Si nunca ha habido discordia y peleas entre los cónyuges, algo falla. Tal vez el problema sea la falta de confianza en los demás o la confianza en la fuerza de la unión.

Los problemas no deben silenciarse, porque socavan la relación desde dentro. Y tarde o temprano llegará un momento en el que no podrás seguir escondiendo la cabeza en la arena y el flujo de emociones negativas se desbordará. Y es poco probable que sea bueno para ninguno de los dos socios. En definitiva, este tipo de miedo no debe ser consentido desde ningún ángulo. Por cierto, a veces son el motivo de las rupturas.

Gamofobia – Miedos desde la infancia

¿Enamorarse de un hombre casado o de un hombre que está muy lejos? Les pasa a las mujeres que tienen un miedo inconsciente a la intimidad. Es posible que las raíces del problema deban buscarse en una infancia lejana. Podría deberse a los abusos de los padres y a la consiguiente falta de amor y de sensación de seguridad. Al crecer, estas niñas empiezan a percibir las relaciones estrechas con una cierta sensación de ansiedad. Basándose en sus desafortunadas experiencias con sus padres, se dan cuenta de que las personas cercanas pueden hacer daño, por lo que la sola idea de una relación seria les hace sentirse incómodos. Así que prefieren un plan fallido a sabiendas, en el que no hay lugar ni para la intimidad ni para la posible decepción. Bueno, si un amigo no disponible de repente se divorció o viene de otro país y quiere una relación seria, bueno, siempre se puede encontrar defectos en él y provocar el conflicto. Y luego decir: «¡Lo sabía!»

Las causas más comunes

Como cualquier otra condición fóbica, el miedo al matrimonio es un producto del subconsciente. Según las teorías actuales, las personas tratan de evitar las situaciones aterradoras o embarazosas: el miedo o la vergüenza suelen estar en el origen del desarrollo de la gamofobia.

Las personas que padecen Gamofobia han experimentado un acontecimiento en su vida relacionado con el matrimonio que les hizo experimentar algún tipo de emoción negativa, como el dolor o la humillación (divorcio con escándalo).

Y en algunos casos, el miedo al matrimonio se desarrolla como resultado de escuchar a amigos y conocidos quejarse, leer libros, ver programas de televisión y películas. En este caso, las experiencias negativas de los demás comienzan a percibirse como propias.

Hoy en día, muchas personas adineradas evitan el matrimonio formal por miedo a un largo y costoso divorcio.
Los años de la infancia de una persona también son importantes. Los niños que ven los escándalos diarios entre sus padres, que sienten su odio mutuo, también se vuelven homófobos.
La violencia doméstica, el alcoholismo del padre o de la madre, el divorcio acompañado de riñas, peleas y división de los bienes comunes, hacen que el niño sienta que el matrimonio es algo muy, muy malo. Una vez que ha crecido y ha entrado en la edad adulta, esa persona intenta por todos los medios evitar el matrimonio. Cuanto más envejecen, más pronunciado es su miedo al matrimonio.

Con el tiempo, muchos gamofobos empiezan a darse cuenta de lo tontos que son sus miedos y temores sobre el matrimonio y todo lo relacionado con él, pero ya no pueden luchar contra la fobia por sí solos: es necesaria la ayuda de un psicoterapeuta para combatir la enfermedad.

Síndrome de Peter Pan

Los psicólogos tienen un término: «síndrome de Peter Pan», que significa miedo a la responsabilidad y falta de voluntad para crecer. Estas personas aprecian el carácter fácil de las relaciones y la ausencia de toda obligación. Así que retrasan el matrimonio todo lo que pueden. Y esto ni siquiera es egoísmo. Simplemente, encuentran las reglas del mundo de los adultos demasiado complicadas. Una vez más, la razón de este comportamiento se encuentra en la infancia. Los niños, privados de la atención de sus padres, se ven obligados a crear su propio mundo imaginario, infantilmente ideal, lleno de entretenimiento y placer. Es tan cómodo, a diferencia del mundo real, que no quieren abandonarlo en la edad adulta. Pero como no se puede vivir toda la vida con una ilusión, tarde o temprano llegará la decepción. Y entonces el compañero parece tedioso o molesto, y la gente que te rodea parece incomprensible.

El síndrome de Peter Pan puede darse tanto en hombres como en mujeres. El trabajo de un psicólogo o psicoterapeuta puede ayudar. Si se empieza con pequeñas actividades «adultas» y se obtienen buenos resultados, es posible aprender gradualmente a querer el mundo real con sus complejidades y responsabilidades.

Miedo al rechazo

Toda mujer quiere ser atractiva y querida, y esto es normal. Pero cuando esto se convierte en una meta en la vida, y cuando la condena o simplemente la indiferencia de los demás se convierte en una verdadera tragedia, ya se puede llamar el miedo al rechazo. A estas personas les resulta muy difícil tolerar la negatividad percibida o real de los demás. Y la insatisfacción de la pareja en general puede llevarlas a un callejón sin salida, por lo que tienen miedo tanto de tomar la iniciativa como de conocer a un hombre hermoso. «¿Y si no le gusto?». E incluso las acciones neutrales -no elogiar un nuevo vestido o peinado- se perciben como una tragedia personal.

Cabe destacar que estas personas se culpan exclusivamente de todos los errores y malentendidos. Al final, esto puede hacer que la persona deje de comunicarse con normalidad, mostrando sinceridad y confianza. Y entonces se convencerá de que el mundo entero le es hostil y que no es digno de amor.

Para hacer frente a esto, es necesario entender que la opinión de los demás no hace que una persona sea mejor o peor. Todas las personas son diferentes y algunas pueden no gustar, por mucho que se esfuercen. Y otros amarán e incluso perdonarán todos los defectos. Y la única persona cuya opinión puede afectar es usted mismo.

La gamofobia es el miedo al matrimonio

Autoayuda para la gamofobia

Si un gamofobo tiene una relación seria con su pareja y el matrimonio es algo importante para ella, la mejor salida es hablar de la fobia que tiene. Esto ayudará a mostrar la profundidad de sus sentimientos, así como a demostrar su propia determinación para superar su incontrolable e irracional miedo a casarse.

También deberías tomarte un tiempo para relajarte, hablar de tus miedos con tu otra mitad y discutir las ventajas y desventajas de estar casado; después de un tiempo, esto te ayudará a deshacerte de la gamofobia.

La autoayuda para la gamofobia no siempre ayuda. Si este es el caso, debe acudir a un psicoterapeuta que sea capaz de encontrar el tratamiento adecuado para usted.