diciembre 3, 2022
Ergofobia: miedo a trabajar

Ergofobia: miedo a trabajar

La ergofobia es el miedo al trabajo, a la realización de cualquier actividad intencionada que requiera habilidades, destrezas, conocimientos y diligencia especiales.

Mucha gente lo llama pereza, pero esto está lejos de ser cierto. Es un miedo crónico e irracional al trabajo. Los ergofobicos sienten ansiedad por el trabajo y todo lo que está relacionado con él de alguna manera.

La ergofobia puede combinar varias fobias, por ejemplo: la glosofobia (miedo a hablar en público), la atiquifobia (miedo al fracaso), la sociofobia (miedo a realizar actividades sociales o acciones públicas). 

La ergofobia también se llama ergasiofobia, que en griego significa trabajo y miedo («ergon» – trabajo, «phobos» – miedo).

Causas de la ergofobia

La ergofobia es un miedo imprudente y abrumador al trabajo. Una persona que padece ergofobia teme ser completamente incapaz de realizar su trabajo, de cumplir con sus obligaciones y con la descripción de su puesto. Una persona así suele caracterizarse por la intolerancia a sus propios fracasos en el trabajo. Algunos tienen miedo a las auditorías o a las reuniones en el trabajo. Suelen compartir su miedo con sus colegas. El miedo al trabajo, como cualquier otro tipo de fobia, simplemente vuelve loca a la persona. Están constantemente al límite porque se sienten asustados y temen perder el control y no ser capaces de enfrentarse a la situación.

Detrás de cualquier miedo irracional, siempre hay una emoción fuerte. En el caso de la ergofobia, sin embargo, las emociones son siempre negativas porque son la causa del miedo inconsciente. Las causas de la ergofobia suelen ser: fuerte ansiedad del individuo ante un caso próximo, por ejemplo antes de una entrevista de trabajo. Para reducir y minimizar la ansiedad, hay que empezar por buscar cualquier información sobre el trabajo que se va a realizar. Porque al realizar prácticamente la información obtenida, el individuo se siente mucho más seguro. Al cabo de cierto tiempo, cualquier persona, incluso un ergofobia, que trabaje en un nuevo lugar empezará a considerarse un profesional, y no tendrá miedo de realizar experimentos relacionados con sus actividades laborales.

osmofobia

Osmofobia: ¿quién tiene miedo a los olores y por qué?

Entre las distintas fobias se encuentra el miedo a los olores: la osmofobia. Se trata de una afección inusual cuyo mecanismo de desarrollo aún no está claro. Tiposdefobias ha averiguado …

Cómo identificar cuando alguien está sintiendo miedo

Cómo identificar cuando alguien está sintiendo miedo

¿Cómo se reconoce el miedo? Cómo sabes que alguien está sintiendo miedo ¿Es difícil identificar cuando alguien está sintiendo miedo? Sí y no. Sí, porque, la mayoría de las veces, …

Porque los elefantes le tienen miedo a los ratones

Porque los elefantes tienen miedo a los ratones

En los países donde no hay elefantes, se cree que los mamíferos terrestres más grandes del mundo temen desesperadamente a los ratoncitos. Este «hecho» se reproduce en los dibujos animados …

Atiquifobia

Qué es la Atiquifobia o Miedo al Fracaso

Desde pequeños, los niños necesitan elogios y comentarios positivos. Es importante que las personas que les rodean juzguen sus acciones adecuadamente. A menudo, los niños son groseros y desaprueban lo …

Una persona que sufre de ergofobia teme constantemente fracasar y que su trabajo quede sin hacer. Piensa que lo arruinará todo, que alguien tendrá que rehacer todo el trabajo por él desde el principio. Si la ergofobia es perseguida persistentemente por los fracasos profesionales, piensa que está condenado a fracasar y ni siquiera intentará cambiar las cosas o hacer algo para cambiar las circunstancias a su favor. Una ergofobia, por ejemplo, no pondrá a prueba sus capacidades y habilidades en otra dirección. En situaciones en las que un individuo está constantemente analizando los fallos que han ocurrido antes, pero no hace nada, es más probable que desarrolle ergofobia. En algunos casos, la causa de la ergofobia pueden ser las inspecciones o comisiones frecuentes en el trabajo.

La causa de la ergofobia puede venir de la infancia, si uno de los padres tiene una fobia similar. Los padres pueden contagiar a los niños sus fobias.

Ergofobia: miedo a trabajar

Otra causa de la ergofobia son diversos traumas, y estos traumas pueden producirse durante el trabajo. El trauma puede ser físico o mental. Por ejemplo, una persona se ha lesionado gravemente con una máquina herramienta mientras trabajaba en una fábrica. En principio, una lesión en el trabajo no es en absoluto infrecuente. El problema es que cada individuo reacciona de forma completamente diferente ante cosas o situaciones aparentemente similares. Algunas personas se volverán más precavidas tras sufrir una lesión, y otras dejarán su trabajo. Esta es la categoría de personas que son las principales candidatas a padecer ergofobia.

Las personas en el trabajo también pueden sufrir insultos, humillaciones, una carga de trabajo excesiva o un trabajo poco convencional. Además, la ergofobia puede surgir de la falta de conocimientos y habilidades, de modo que la persona tiene miedo de no ser capaz de hacer frente al trabajo que se le asigna. La ergofobia afecta principalmente a las personas tímidas que se sienten muy ansiosas cuando tienen que ayudar a sus compañeros de trabajo.

Incluso si no hay una causa aparente para la fobia irracional, el individuo puede sentir ansiedad, preocupación y agitación emocional que socava su capacidad para funcionar normalmente.

A menudo, la causa de un miedo inconsciente al trabajo puede ser el despido. Si una persona ha sido despedida con anterioridad, puede tener dificultades para encontrar un nuevo empleo por miedo a que la echen de nuevo.

A menudo el miedo puede deberse a actividades laborales aburridas. Si el sujeto ha empezado en un trabajo poco interesante, aburrido y monótono, puede tener el estereotipo de que cualquier trabajo será aburrido.

Los estados depresivos son a menudo una causa de ergofobia. Por ejemplo, la depresión clínica, la distimia, el duelo u otros trastornos similares pueden hacer que el sujeto pierda la estimulación para trabajar.

Síntomas de la ergofobia

El miedo al trabajo siempre es bastante visible para los demás. Ocultar un miedo tan irracional e inconsciente es casi imposible para el individuo, ya que su actitud ante el trabajo se hace evidente. Sin embargo, la exacerbación de la ergofobia y la aparición de ataques de pánico no son muy frecuentes. El sujeto puede experimentar secretamente el miedo, la angustia y la angustia, pero al mismo tiempo cumplir pedantemente con sus obligaciones laborales. Sin embargo, si el afectado por la ergofobia es llamado repentinamente a una oficina, aunque el motivo sea menor o para la asignación de una nueva tarea que parece bastante difícil y molesta, entonces no se pueden descartar todos los signos de miedo que son típicos de las fobias.

Los síntomas más comunes de la ergofobia incluyen una serie de signos específicos. El miedo a la ergofobia provoca un aumento de la sudoración, náuseas, una aceleración del ritmo cardíaco, debilidad y temblores en las extremidades. Tampoco son infrecuentes los mareos, el enrojecimiento de la piel y un fuerte deterioro del bienestar.

Además de los síntomas fisiológicos, también hay síntomas psicológicos. Un individuo que sufre de ergofobia comienza a pensar que algo terrible y aterrador va a suceder. La sensación de pavor le hace perder el control de sí mismo y su autocontrol por completo. Una persona así parece comportarse de forma inadecuada desde fuera.

Aunque los ataques de pánico no son de larga duración, afectan al organismo de la persona de forma bastante grave. Por lo tanto, si la ergofobia no se trata, pueden aparecer trastornos mentales más pronunciados al cabo de cierto tiempo. Sin embargo, solicitando ayuda psicoterapéutica a tiempo, es posible evitar las peligrosas consecuencias de los ataques de pánico. Además, en los tiempos modernos, estos trastornos mentales pueden curarse completamente.

Ergofobia: miedo a trabajar

Las personas que padecen ergofobia pueden sufrir los siguientes síntomas:

  • un aumento del ritmo cardíaco;
  • aumento de la sudoración;
  • temblores en las extremidades;
  • molestias abdominales;
  • náuseas;
  • mareos;
  • sensación de inmovilidad (estupor) o extrema ligereza en todo el cuerpo;
  • desmayos;
  • sofocos o escalofríos;
  • miedo a perder el control.

Tratamiento

El miedo como emoción subyacente es más sencillo en comparación con la ansiedad, siempre tiene un objeto. Por ejemplo, los agorafóbicos tienen miedo a los espacios abiertos, y los ergofóbicos tienen miedo al trabajo y a todo lo relacionado con la realización de acciones intencionadas. Es decir, hay una razón específica para el miedo, pero la ansiedad no tiene esa razón. A menudo puede manifestarse como una irritación que surge de la nada. La ansiedad puede ser causada por sentir remilgos por algo, por odiar a alguien o por tener emociones excesivamente fuertes. El miedo está estrechamente relacionado con el peligro para el cuerpo humano, mientras que la ansiedad está vinculada a una amenaza para el individuo.

El miedo es un mecanismo de protección y tiene una función positiva en su núcleo. Hace que la gente sea más cauta y circunspecta. Sin embargo, es la emoción que la gente menos quiere experimentar. La propia experiencia del miedo ya es aterradora para el individuo.

La ansiedad desencadena una reacción de búsqueda: temer algo, desear algo, etc. Como consecuencia, surge un torrente de emociones más específicas. En un estado de ansiedad, el sujeto experimenta una serie de emociones: diferentes tipos de miedo, culpa, ira, vergüenza, etc. La persona no siempre es capaz de entender lo que causa estas emociones. No pueden contenerlas porque creen que ciertas circunstancias han precedido a estas emociones. Estas emociones son una protección contra la ansiedad. Sin embargo, una persona tiende a alejar estas emociones. Los empuja al subconsciente, lo que conduce a estados de tensión. Todas estas emociones influyen en la interacción del individuo con los demás, en sus relaciones, en sus pensamientos, en sus acciones, en sus percepciones, en su comportamiento y, como consecuencia, en su estado somático.

Por lo tanto, en el tratamiento de las distintas fobias, no se debe forzar el miedo en el subconsciente y no se debe combatir por la fuerza. El tratamiento debe ir encaminado a que la persona sea consciente del miedo y a que comprenda lo que le causa ansiedad.

Existen muchos métodos para tratar la ergofobia. Entre ellas se encuentran: la terapia medicamentosa, el psicoanálisis, la terapia cognitivo-conductual, diversos auto-entrenamientos, técnicas de visualización, meditación, relajación, etc.

Desde el punto de vista del psicoanálisis, toda fobia es la expresión de un conflicto que se oculta en el subconsciente del individuo. Por lo tanto, no es la fobia lo que se trata, sino el propio conflicto, que es la causa principal. Las principales herramientas para detectar estos conflictos son: la interpretación de los sueños, el análisis de la conversación del médico con el paciente. Si se detecta un conflicto interno, el paciente lo afronta y la fobia desaparece. Algunos psicoterapeutas sugieren que el paciente haga conscientemente lo que más teme y supere así la emoción.

La terapia conductual está diseñada para aliviar el miedo del paciente o para eliminarlo por completo. A menudo se utiliza el método de desensibilización sistémica, que se combina con la relajación muscular profunda. Consiste en relajar totalmente al paciente y simular varias situaciones que provocan ataques de pánico. Este método utiliza el principio de habituación. Hay muchos estudios que demuestran que este método es bastante eficaz como técnica terapéutica.

Otro método de psicoterapia conductual es la técnica de enseñar al paciente a no tener miedo de su ergofobia. Se basa en el principio de la visualización. El paciente observa varias escenas de la vida real, ve películas y comprende que el objeto que provoca su miedo al pánico no despierta esas emociones y miedos en los demás.

El afrontamiento gradual del miedo es también una de las técnicas de la terapia cognitiva. Consiste en acercar gradualmente al paciente a la causa de la ansiedad. Para cualquier esfuerzo por parte del paciente, se le anima y se le elogia. En conclusión, se puede decir que el principio básico de las técnicas de terapia conductual enumeradas es la búsqueda del peligro para garantizar la seguridad.

Para aliviar la ansiedad y las fobias agudas, la terapia con medicamentos se utiliza como herramienta terapéutica no esencial. El tratamiento sólo con medicamentos no es en absoluto aconsejable, ya que la ergofobia volverá a aparecer si se interrumpe la medicación. Los medicamentos también son adictivos.

Las fobias no deben ser reprimidas. Si están ahí, los necesitas para algo. Cuando se trata de la ergofobia, primero hay que ser consciente del miedo, admitir que se tiene, aceptarlo e intentar aprender a vivir con él. No hay que meterlo en lo más profundo del subconsciente, pero tampoco hay que pincharlo. No debes dejar que tus miedos gobiernen tu vida.