febrero 5, 2023
La filofobia

El miedo a gustar de alguien. Filofobia

Entre otras fobias, la filofobia es la que más cambia el estado psicológico de una persona. No da la oportunidad de sentirse seguro en la sociedad, de encontrar una pareja, de confiar en la gente.

Qué es la fobia

El nombre de filofobia puede traducirse literalmente como miedo a los sentimientos. En psicología, se trata del trastorno emocional de las personas que tienen miedo a amar. El miedo se relaciona no sólo con la incapacidad de sobrevivir a la falta de reciprocidad, sino también con la incapacidad de confiar en otra persona.

Variedades de fobia

La filofobia es una enfermedad que impide a una persona afrontar adecuadamente sus propios sentimientos. En el sentido más estricto de la enfermedad se refiere específicamente al problema de crear una pareja. Hay otras variedades de filofobia que están estrechamente relacionadas con el miedo a experimentar sentimientos tiernos y a apegarse emocionalmente a un objeto. Tipos posibles:

  • Miedo a enamorarse de una persona, a encariñarse con ella. Esto suele estar relacionado con la desconfianza, la expectativa patológica de traición, el ridículo o la mentira.
  • Miedo a tener hijos, evitando así crear un fuerte vínculo emocional con ellos.
  • Miedo a tener animales de compañía porque su vida es más corta que la de un humano, lo que inevitablemente llevará a la experiencia de la pérdida.

Razones del miedo a enamorarse

El miedo a sentirse atraído por otra persona puede desarrollarse a cualquier edad. A menudo se origina en la infancia, si una madre no da a sus hijos suficiente amor. Un niño que es enviado al jardín de infancia a una edad temprana experimenta una confusión moral. Siente que sus padres no le quieren y que quieren entregarle a extraños para siempre.

El apego de un niño a su madre es la primera emoción fuerte que siente toda persona. Los niños que crecen en internados y orfanatos confían menos en quienes los rodean que los que crecen en una familia. Desde la infancia conocen la competencia, el favoritismo y la autopreservación. La constatación de que la persona más cercana (la madre) fue capaz de abandonarlos a la edad de un bebé para que se valieran por sí mismos, da lugar al desarrollo de pensamientos sobre su propia imperfección, lo que arrastra consigo complejos de inferioridad muy rebuscados. Esto se convierte en el factor determinante para la aparición de la filofobia.

La filofobia

Es posible desarrollar un trastorno mental en la edad adulta tras experimentar un trauma moral por un objeto de adoración. La mayoría de las veces, el motivo es la separación de la persona elegida, que le ha llevado a la depresión, privada de sentido común. No necesariamente la raíz de la separación debe ser una traición. Incluso en el caso de una supuesta ruptura pacífica, cuando uno de los miembros de la pareja se da cuenta de que la relación está acabada, el otro puede no estar de acuerdo y sufrir el más fuerte choque psicológico, que acaba con la fe en un futuro brillante con otra persona.

La filofobia, que provoca miedo a tener hijos, es mucho más frecuente en las mujeres que en los hombres. Esto se debe principalmente al trauma psicológico que supone un aborto espontáneo, un mortinato o la pérdida de un hijo de cualquier edad. El miedo patológico a experimentar tal pérdida aterroriza repetidamente al individuo. La psique se protege del estrés rechazando cualquier otro intento de tener hijos.

Entre los hombres, el miedo a enamorarse se desarrolla después de una primera experiencia fallida para construir una relación, especialmente si el elegido se negó a burlarse e hizo pública una conversación privada con una pareja fallida.

Advertencia. En la adolescencia, los niños tienden a ser maximalistas. Las chicas intentan enamorarse de sí mismas y a menudo se jactan entre ellas del número de pretendientes, lo que sin duda perjudica a los jóvenes, y en los más susceptibles puede provocar una fobia.

La violación es la razón por la que la víctima pierde la fe en las personas y ve a su alrededor a posibles abusadores. Sin la ayuda de un psicólogo experimentado, el problema no puede resolverse por sí mismo.

Síntomas de la enfermedad

Se puede reconocer la filofobia y entender en qué consiste prestando atención al comportamiento social de una persona. La mayoría de las veces, las personas que tienen miedo a enamorarse prefieren:

  • Un estilo de vida solitario o, por el contrario, una elección de compañía demasiado desordenada;
  • Evitar situaciones en las que el filofóbico pueda estar a solas con alguien;
  • Una manera áspera y a menudo grosera de comunicarse con un potencial objeto de amor.

Cómo aparecen los signos

En un entorno de grupo, estas personas evitan el diálogo con el sexo opuesto y se muestran retraídas o antipáticas. Son incapaces de empatizar con el dolor ajeno porque no quieren involucrarse en los asuntos de los demás. La implicación emocional es escasa o nula en cualquier caso. Debido al miedo a enamorarse, estos individuos se parecen a los robots. Cumplen perfectamente con sus responsabilidades, suelen permanecer en el puesto de trabajo más tiempo que los demás, no se quejan de las horas extras y se niegan a celebrar los cumpleaños en el equipo y a asistir a las fiestas de la empresa.

Dado que la filofobia es un miedo a lo que una persona normal apenas puede prescindir (sentimientos sinceros), los enfermos eligen como pareja sexual a una persona poco atractiva, a menudo incluso con un aspecto repulsivo, que, en su opinión, no permitirá el apego emocional, pero dará la oportunidad de satisfacer sus necesidades fisiológicas.

Más información. En este caso, puede desarrollarse otro trastorno mental, asociado a una perversión de la fantasía, que da lugar a un hábito de utilizar a las personas para sus propios fines, sin tener en cuenta sus sentimientos.

Rasgos de carácter y comportamiento

Una persona puede no ser consciente de lo que es la filofobia, pero seguir siendo filofóbica. La toma de conciencia del diagnóstico requiere introspección e identificación de los problemas de relación. Por regla general, los pacientes que tienen miedo de amar a sus familiares se convierten inconscientemente en tiranos, expresando los defectos de todos los que viven con él, ofendiendo así y formando una actitud específica hacia ellos mismos.

Cómo superar el miedo a enamorarse

Lo que la gente llama la filofobia no determina los métodos de tratamiento. Los psicólogos siempre comienzan con la conciencia de la existencia del problema. Para ello, es necesario definir la propia actitud hacia las personas, ya sea solo o con la ayuda de un especialista.

Autoterapia

Cuando es consciente de la presencia del miedo al enamoramiento, la persona puede escarbar en los recuerdos de su vida, para ordenar todas las situaciones desagradables que le hayan surgido en contacto con los demás. Habiendo analizado desde la altura de su edad experiencias y circunstancias desafortunadas, es importante entender que no todo en la vida ocurre en un escenario desafortunado. Todo el mundo tiene una capacidad natural para perdonar y olvidar, por lo que puede hacer frente al problema solo.

Ayuda de un psicólogo

Si no puedes afrontar tu miedo al amor por ti mismo, un psicólogo experimentado puede ayudarte a llamar a las cosas por su nombre y a encontrar soluciones. No es raro que los profesionales recurran a sesiones de formación anónimas con el paciente. En casos graves, se utiliza la hipnosis individual.

La filofobia

También aquí hay un pequeño consejo del camino sobre cómo lidiar con la ansiedad

Te interesa esa persona y quieres que la simpatía sea mutua. Pero en lugar de mostrarte de la mejor manera, empiezas a ponerte nervioso, a decir tonterías y a intentar parecer que no eres en absoluto quien eres. La preocupación no le permite relajarse y comunicarse con calma. Así que la persona que te atrae desaparece sin llegar a conocerte mejor. Puede que os acabéis de conocer y que la simpatía que habéis desarrollado no os haga sentir confiados y relajados, y la primera cita acabe en una noche de situaciones incómodas. Puede que al principio de conocerse todo fuera bien, pero al cabo de unos días, sintiendo que esa persona te gusta cada vez más, empiezas a preocuparte y a temer que se estropee todo. Sea como fuere, en algún momento tu subconsciente empieza a jugar en tu contra y te envía emociones que te limitan y no te dejan mostrar tu mejor cara cuando se necesitan otras, las que muestran tu mejor cara. ¿Y qué hacer? ¿Cómo conquistar tus emociones y no dejar que acaben con una posible relación?

Quiero compartir contigo un sencillo truco psicológico que funciona muy bien en la mayoría de los casos y que sirve tanto para hombres como para mujeres. Yo mismo lo he probado muchas veces y lo he recomendado a mis alumnos y aprendices, es fácil de usar y funciona muy bien. La idea se me ocurrió en el avión. Debo admitir que no me gusta mucho volar; los aviones me inspiran cierto terror. Cuando estás a 10.000 metros te pones un poco nervioso, como si echaras de menos el suelo bajo tus pies. Ese día no estaba solo, me acompañaba una chica. Y gracias a ella la situación cambió radicalmente. Ya estaba preparada para experimentar el habitual shock nervioso de volar cuando resultó que mi acompañante toleraba aún peor el vuelo. Odiaba volar, sentía un terror salvaje cuando el avión despegaba. Y estaba en tan mal estado que sentí la imperiosa necesidad de ayudarla a sentirse mejor, a calmarse, a relajarse. Y se produjo un milagro: mi atención se desplazó por completo de mi malestar a darle el tipo de emoción que podía ayudarla, y que yo, en el fondo, deseaba tanto para mí. Y antes de que ella se calmara, yo también me calmé y me sentí tranquilo.

Así que ese es mi punto: cuando quieras experimentar una determinada emoción, intenta inspirar esa emoción en la persona que tienes delante. Si estás nervioso, asustado o preocupado, piensa en cuál es la emoción opuesta a la que estás experimentando. La confianza, la relajación, la sensación de estar en casa. Y en lugar de pensar en cómo dejar de estar nervioso y sentirse a gusto y disfrutar del momento, piensa en qué hacer para ayudar a la persona que se sienta frente a ti a sentirse así.

«Necesito que esta persona deje de estar nerviosa y se sienta bien consigo misma. Tengo que irradiar confianza, buen humor, calma». Es como si ayudaras a la persona a comportarse con confianza, a mostrar su mejor cara, a demostrar su mejor versión de sí misma. E incluso antes de que eso ocurra, tu propio estado de ánimo ya está cambiando.

Puedes practicarlo en situaciones cotidianas, simplemente inspirando a las personas que te rodean con las emociones que deseas. No es tan difícil como parece. A menudo has notado la facilidad con la que se transmiten las malas emociones, el miedo y la ansiedad a las personas. Una persona puede hacer dudar a todo el equipo con sus dudas. La buena noticia es que también funciona con las emociones positivas. Piensa en un avión: ¿quién quieres ser, la persona que necesita tranquilidad y está temblando durante todo el vuelo por el miedo, o la que puede tranquilizar a la otra? Imagina cómo actuarías tú en una situación así.

Espero que nuestros consejos te sean útiles y que los nervios y la emoción no sean nunca un obstáculo para la felicidad. Y sé indulgente con las debilidades de los demás, puede que la persona se comporte de forma extraña contigo sólo por los nervios, y si le das algo de tiempo, mostrará su mejor cara.