septiembre 27, 2022
Dentofobia

Dentofobia: superar el miedo al dentista

¿Qué es la dentofobia?

Dentofobia- el miedo al dentista. Según estudios sociológicos, ir al dentista es una experiencia muy estresante para la mayoría de nuestros conciudadanos. Hasta la fecha, más del 30% de la población mundial, es decir, uno de cada tres habitantes, tiene miedo al dentista en mayor o menor medida.

El miedo al dentista está especialmente presente en la generación de más edad, en tiempos de tratamientos dentales sin anestesia, y en quienes tienen experiencia de primera mano en el doloroso procedimiento de extraer o empastar dientes. Este malestar se ha alojado firmemente en el subconsciente y para algunas personas este miedo ha alcanzado su nivel más alto y se ha convertido en ansiedad-fobia.


La dentofobia (también llamada dentofobia, odontofobia) es un miedo intenso y abrumador inducido por el pánico cuyo objeto es el tratamiento dental. El portador de la dentofobia prefiere soportar el insoportable dolor de muelas autotratándose y tomando fuertes analgésicos y sólo acude a la consulta dental en casos muy graves.


Manifestación del miedo al dentista — signos


La principal diferencia entre la Dentofobia y la ansiedad natural ante el procedimiento en el dentista: el pánico, inexplicable, inexplicable e insuperable por la fuerza de voluntad, incluso ante la idea de estar en el dentista. Con un miedo normal a los taladros, la persona se da cuenta de que no hay nada de qué preocuparse, va a hablar con el médico y, con el especialista adecuado, se calma.
El dentofóbico, una vez en el sillón del dentista, no se relaja, sino que se tensa, no puede establecer el contacto necesario con el médico, no permite que se realicen los procedimientos necesarios. Cualquiera, incluso las acciones más seguras e indoloras del dentista hacen que este paciente atípico experimente intensas manifestaciones somáticas, hasta llegar a la pérdida de conciencia.
Al ver el equipo y los instrumentos en la consulta, la persona que sufre la fobia comienza a «defenderse» del médico con las manos y los pies y suele ser excesivamente agresiva. La aparición de este tipo de situaciones demuestra que el paciente realmente no puede controlar y gestionar su miedo.
No es posible hacer frente a este trastorno de ansiedad-fobia simplemente renunciando a las necesarias revisiones de salud en el dentista. El tratamiento inoportuno de la caries se convertirá en pulpitis, se producirá una inflamación de las encías (periodontitis) y habrá que extraer el diente destruido. Además, los dientes en mal estado suelen provocar daños en el organismo en su conjunto, lo que se traduce en inflamación de los órganos ORL, asma bronquial, artritis reumatoide, enfermedades cardíacas y otras dolencias.
Por lo tanto, si usted identifica los síntomas de la dentofobia, es necesario para hacer frente a la enfermedad, los métodos más existentes de tratamiento puede eliminar por completo la manifestación del miedo.

miedo al dentista


Causas de la dentofobia


Todavía no se ha determinado la causa definitiva del miedo al dentista, pero se ha estudiado que con el trastorno de ansiedad se producen cambios en el SNC: la producción y el metabolismo de la serotonina y la noradrenalina.
Actualmente se ha estudiado la cadena de procesos que tienen lugar en el sistema límbico. El tálamo es el centro de captación de imágenes de los sonidos: evalúa su tamaño, forma, color, timbre, intensidad, sonido, y luego los transmite a la corteza. El córtex recibe las señales evaluadas y hace que el cerebro sea consciente de lo que se observa u oye. El córtex prefrontal puede «apagar» la alarma cuando no hay amenaza. Amígdala, el núcleo emocional del cerebro: colorea emocionalmente la información que pasa por ella y también desempeña un papel central en el desencadenamiento de una respuesta de miedo agudo.

El Núcleo Lechoso de Terminales Estriadas, a diferencia de la amígdala, que induce una respuesta de miedo aguda, el BNST «fija» la respuesta de miedo, lo que da lugar a trastornos de ansiedad. El locus coeruleus recibe señales de la amígdala y es responsable de la respuesta de ansiedad somática clásica, es decir, taquicardia, hipertensión, sudoración y midriasis. El hipocampo es el centro de la memoria para almacenar la información de los sentidos, que ya ha sido «evaluada» emocionalmente por la amígdala.
Los primeros síntomas de los trastornos de ansiedad suelen aparecer tras un trauma psicológico importante, un estrés prolongado o cambios en el estilo de vida, por ejemplo, después de un matrimonio o un divorcio.
La predisposición genética —la herencia desempeña un papel importante en el desarrollo de la dentofobia. Los niños y los padres afectados por el trastorno ansiófobo suelen tener ciertos objetos de miedo y son frecuentes las manifestaciones de ansiedad similares. Empleados de la Universidad de Wisconsin-Madison, en un estudio realizado con 570 jóvenes, descubrieron: Los miedos que una mujer experimenta en los primeros meses de embarazo pueden transmitirse a su hija. Las consecuencias del aumento de la ansiedad en una mujer embarazada se manifiestan en el niño entre 10 y 15 años después. Por cierto, no se han encontrado estos efectos negativos en los niños.

La dentofobia suele estar asociada a las emociones negativas experimentadas durante la infancia al visitar la consulta del dentista. Aproximadamente la mitad de los niños que han experimentado un miedo intenso o procedimientos dentales dolorosos muestran síntomas de trastorno ansioso-fóbico en la adolescencia.
Otra buena razón para el desarrollo del trastorno es la reticencia a mostrar al dentista un estado de los dientes malo y descuidado. Una vez provocada o reforzada por algunos médicos insensibles que regañan a sus clientes con palabras inapropiadas, puede desencadenar la fobia.
Además de las razones descritas anteriormente, la dentofobia puede ser causada por:

  • determinados trastornos mentales,
  • el bajo umbral de dolor de una persona,
  • las particularidades del dolor de muelas, que se caracteriza por su agudeza y fuerza,
  • descripciones negativas del tratamiento dental en los medios de comunicación,
  • la transferencia al dentista de experiencias negativas anteriores con otros profesionales sanitarios,
  • la aparición de un sentimiento de impotencia y la conciencia de la incapacidad de controlar el proceso.


Comprender las verdaderas causas y el mecanismo de la fobia es el primer paso necesario para resolverla.


¿Cómo deshacerse del miedo al dentista?


Un dolor dental agudo en presencia de un miedo a los procedimientos dentales a menudo se alivia con anestésicos fuertes, sedantes en combinación con alcohol. Esta «automedicación» — la autodestrucción con el uso regular no sólo puede conducir a la adicción a las drogas y el alcohol, sino también causar una condición que requiere reanimación de emergencia.
Precaución. En presencia de una adicción al alcohol o a las drogas, el tratamiento de la dentofobia es considerablemente más largo, más difícil y más costoso para el bolsillo del paciente.

odontofobia


Tratamiento de la dentofobia


Acudir a tiempo a un psicólogo o psicoterapeuta puede ayudar a evitar la ansiedad excesiva y a superar plenamente los miedos. El tratamiento de la dentofobia será más eficaz cuanto antes se inicie. Es un proceso bastante largo, cuya duración depende de la intensidad y la gravedad de la enfermedad.
Un enfoque integrado, cuando la medicación se combina con la psicoterapia, aporta los mejores resultados en el tratamiento de los trastornos de ansiedad-fobia.


Terapia con medicamentos


El tratamiento de la dentofobia se basa en el uso de antidepresivos. Estudios recientes llevados a cabo simultáneamente en varios institutos psiquiátricos rusos han demostrado que el mejor resultado duradero en el tratamiento de los trastornos de ansiedad-fobia se consigue cuando se prescriben a los pacientes antidepresivos selectivos de la serotonina (por ejemplo: Cipramil).
Estos fármacos normalizan la producción y el metabolismo de la serotonina en el cerebro y eliminan la ansiedad. Por regla general, estos antidepresivos son bien tolerados por el paciente, incluso con un tratamiento a largo plazo. Se puede observar un efecto marcado a partir de las 3 semanas de haber iniciado el tratamiento, y para lograr un efecto duradero, hay que continuar durante al menos 3 meses.


Dentofobia – psicoterapia y otros métodos


La psicoterapia en el tratamiento de la dentofobia tiene como objetivo principal la educación y la información.
Estos son algunos argumentos para los dentistas que pueden ayudarle a entender cómo superar su miedo al dentista.

Un enfoque alternativo al tratamiento dental. Para las personas con dentofobia, los dentistas ofrecen realizar cualquier tratamiento dental bajo sedación. Este método permite sedar completamente al paciente, colocándolo en un estado similar al del sueño ligero y superficial. Después de los procedimientos, el paciente no suele recordar ninguna sensación desagradable, y tiene la certeza de que en la consulta del dentista no puede ocurrir nada «terriblemente» horrible o peligroso. En las siguientes sesiones de tratamiento, confía en que los médicos realicen el tratamiento con anestesia local.
Piense en el hecho de que casi todas las personas del mundo visitan al dentista y no les ha ocurrido nada terrible. Habla con gente cercana, con conocidos que hayan visitado un dentista recientemente. Casi todos ellos le dirán que se han sometido al procedimiento con facilidad y que todo les ha ido bien. Tu anatomía funciona igual, ¿no?
Sepa que la ciencia ha avanzado mucho desde su última visita al dentista. Además, los científicos han descubierto los últimos analgésicos y los fabricantes han sacado al mercado innovadores equipos de tratamiento dental sin dolor.
Recuerda que la psique humana está organizada de tal manera que el dolor más intenso se «borra» completamente de la memoria hasta 3 horas después de la exposición. Recuerde el dolor más grave que haya experimentado en su vida. Lo único que podrás recuperar es el dolor en sí, la lesión, pero no podrás sentir el dolor. Del mismo modo, las sensaciones desagradables de las manipulaciones en la boca se borrarán 2-3 horas después de la visita al dentista.
Pida a alguien que se sienta cómodo y de confianza que esté a su lado durante la revisión dental. La presencia de un ser querido en una situación «difícil» actuará como un buen sedante.
Prueba el método de anclaje. Antes de su próxima visita, intente recordar lo más claramente posible situaciones en las que haya experimentado la calma, la intrepidez, el valor, la contención. «Ancla» las emociones y sentimientos que experimentaste entonces con cualquier imagen o gesto. Y mientras estés en la consulta del dentista, mantén constantemente esa imagen positiva.

Dentofobia


En resumen

Tener cualquier tipo de ansiedad no es una razón para desarrollar un complejo de culpa y autodestruirse. Todo el mundo tiene derecho a tener experiencias negativas y ansiedades. Algunos tienen miedo a volar, otros a las serpientes, otros a la oscuridad. Resulta que una vez elegiste tener miedo al dentista. Si aborda su problema con confianza, seriedad y responsabilidad, se resolverá definitivamente.