enero 31, 2023
Crisofobia

Crisofobia

¿Qué es Crisofobia?

La crisofobia es el miedo al naranja (rama de la cromofobia).

Causas y desencadenantes comunes de la crisofobia

Hay una gran variedad de razones que causan o desencadenan el miedo al naranja (rama de la cromofobia). Pero las más destacadas son:

  • Crianza – Las personas que se han criado con personas que tienen miedo o que les han transmitido una sensación de incertidumbre o peligro relacionada con el color naranja (rama de la cromofobia), pueden experimentar crisofobia con mayor frecuencia.
  • Experiencia pasada – También puede ser inducida o sugerida por personas que hayan tenido malas experiencias pasadas con el color naranja (rama de la cromofobia).
  • Genética – Los ancestros de las personas que han tenido miedo al color naranja (rama de la cromofobia) probablemente tienen más probabilidades de sobrevivir y transmitir estos genes de miedo a sus hijos y así sucesivamente.

Tratamiento de la crisofobia

Para muchos individuos que sufren de naranja (rama de la cromofobia) – Crisofobia. No siempre sienten la necesidad de un tratamiento porque pueden simplemente evitar el objeto de su miedo. Esto da a las personas que sufren de crisofobia una sensación de control sobre el problema. Pero a veces evitar el color naranja (rama de la cromofobia) puede no ser posible o suficiente.

Es importante que alguien busque siempre ayuda profesional cuando sea posible. De esta manera no se pierde tiempo y se hace un mejor trabajo y comprensión de lo que está sucediendo. Con la comprensión se puede pasar a superar el miedo al naranja (rama de la cromofobia).

Aunque la mayoría de las fobias son curables, no existe un tratamiento único para todas ellas, ni se garantiza que funcione. Depende en gran medida de la persona que la sufre y de la gravedad con la que experimenta la crisofobia. Hay casos en los que una combinación de tratamientos puede ser más eficaz.

Tenga en cuenta que no debe tomar el tratamiento por su cuenta. Consulte siempre antes con un médico. Los tratamientos que se mencionan a continuación son de carácter informativo y no son específicos para la crisofobia. Los tratamientos que se mencionan a continuación se utilizan en la mayoría de los casos de fobia.

Crisofobia

Tratamientos de conversación para la crisofobia

Los tratamientos hablados o las terapias habladas, que incluyen el asesoramiento, pueden ser muy eficaces para tratar el miedo al naranja (rama de la cromofobia) o la crisofobia. Las terapias habladas son tratamientos muy relajados y físicamente no intrusivos que implican hablar con un profesional altamente capacitado y competente sobre sus pensamientos, sentimientos y comportamiento. Hay muchos tipos diferentes de terapia hablada, pero todos tienen como objetivo:

  • ayudarle a reconocer patrones poco útiles en su forma de pensar o actuar, y encontrar formas de cambiarlos (si lo desea).
  • ayudarle a resolver sentimientos complicados o a encontrar formas de vivir con ellos
  • ayudarle a dar sentido a las cosas y a entenderse mejor a sí mismo
  • ofrecerte un tiempo y un lugar seguros para hablar con alguien que no te juzgue

En la mayoría de los casos, las terapias habladas son lo mismo que el asesoramiento, la terapia, la psicoterapia, la terapia psicológica o el tratamiento hablado. Normalmente, hay muy poca diferencia entre lo que se quiere decir cuando se habla de cualquiera de ellas.

(CBT) Terapia cognitivo-conductual

Los tratamientos de TCC se basan en el concepto de que lo que pensamos y percibimos influye constantemente en nuestro comportamiento. La experiencia de la ansiedad y la angustia distorsionan y desvían la percepción de la realidad. La terapia cognitivo-conductual pretende identificar si son una representación exacta de la realidad y, si no lo son, emplear estrategias para desafiarlas y superarlas.

Por ejemplo, cuando alguien sufre crisofobia. Con la ayuda de la terapia cognitivo-conductual se podría identificar si el miedo y la ansiedad que experimenta por el color naranja (rama de la cromofobia) es una representación exacta de la realidad. Y si no lo es, trabajar en la forma de cambiarlo.

Medicación

Nunca se debe tomar una medicación sin consultar antes al médico. En general no se recomienda la medicación para superar las fobias. Las terapias han resultado ser una forma definitiva de superar los miedos. Sin embargo, algunos tipos de medicamentos se recetan como soluciones a corto plazo para los efectos secundarios de las fobias. Entre ellos, la ansiedad o la depresión. Hay tres tipos generales de medicación recomendados para tratar las ansiedades.

  1. antidepresivos
  2. tranquilizantes
  3. betabloqueantes

Síntomas de la fobia

Las fobias nunca deben tomarse a la ligera. Porque todas las fobias pueden limitar hasta cierto punto las actividades cotidianas de las personas y, en algunos casos, son la causa principal que hace que alguien experimente ansiedad y que lleva hasta la depresión.

Las personas que padecen fobias, la mayoría de las veces evitan a propósito entrar en contacto con aquello que les provoca miedo o ansiedad. Por ejemplo, las personas que padecen crisofobia, que es una fobia a los colores, intentan evitar no solo los objetos o las situaciones exactas que la desencadenan, si no también, en casos graves, la idea de esas cosas.

Ha habido muchos casos en los que un individuo ha desarrollado una fobia al naranja (rama de la cromofobia) en la que se vuelve temeroso de experimentar la ansiedad en sí misma porque le haría sentir muy incómodo.

Una persona no tiene que estar necesariamente en una situación expuesta al naranja (rama de la cromofobia) para experimentar la crisofobia. El cerebro no tiene que estar en esa situación para experimentar los síntomas del pánico. El cerebro de una persona es capaz de crear una reacción ante situaciones temibles, incluso cuando el sujeto no se encuentra realmente en esa situación.

Las personas son diferentes y también lo son todos los tipos de fobias que alguien puede sufrir. Por lo tanto, los síntomas también varían mucho en función de la gravedad con la que un individuo experimenta estos miedos. Pero, en general, las fobias a los colores y los miedos como la crisofobia entran en la categoría de trastornos de ansiedad. Esto significa que una persona puede experimentar cualquiera, si no todos, los síntomas físicos y/o psicológicos mencionados a continuación.

Síntomas físicos de la crisofobia

Las personas con miedo al color naranja (rama de la cromofobia) suelen experimentar ataques de pánico. Estos ataques de pánico pueden ser extremadamente aterradores y angustiosos para la persona que los sufre. La mayoría de las veces, estos síntomas se producen de forma repentina y sin ningún tipo de señales o avisos previos. Por muy abrumadores que sean los sentimientos de ansiedad, un ataque de pánico puede provocar síntomas físicos reales, como los que se indican a continuación, pero sin limitarse a ellos sudoración:

  • temblores
  • sofocos o escalofríos
  • falta de aire o dificultad para respirar
  • sensación de ahogo
  • latidos rápidos del corazón (taquicardia)
  • dolor u opresión en el pecho
  • sensación de mariposas en el estómago
  • náuseas
  • dolores de cabeza y mareos
  • sensación de desmayo
  • entumecimiento o sensación de hormigueo
  • sequedad de boca
  • necesidad de ir al baño
  • pitidos en los oídos
  • confusión o desorientación
  • hiperventilación
  • opresión en el pecho/dolor torácico y dificultad para respirar
  • aumento de la presión arterial
Crisofobia

Síntomas psicológicos

En algunos casos muy graves, una persona que sufre un ataque de pánico desencadenado por la crisofobia. Por lo general, cuando se expone a sus desencadenantes, como el color naranja (rama de la cromofobia). Puede presentar uno o todos los siguientes síntomas

  • miedo a perder el control
  • miedo a desmayarse
  • sensación de miedo
  • miedo a morir
  • miedo al daño o a la enfermedad
  • culpa, vergüenza, autoculpabilidad
  • alejamiento de los demás
  • sensación de tristeza o desesperanza
  • sensación de desconexión
  • confusión, dificultad para concentrarse
  • enfado, irritabilidad, cambios de humor
  • ansiedad y miedo

En algunos casos muy especiales, puede haber personas que experimenten fobias entrelazadas. O lo que se puede llamar fobias complejas. A menudo, estas fobias pueden tener un efecto perjudicial en la vida cotidiana y el bienestar mental de una persona. Porque pueden limitar tanto la vida de una persona que se vuelve incapaz de llevar una vida personal y social normal. De ahí que se desencadene una reacción en cadena de los síntomas antes mencionados y, por último, la depresión.

Autoayuda con la crisofobia

Una de las mejores maneras de superar cualquier dificultad o de estar preparado por si surge alguna en la vida, es cuidarse bien a uno mismo. Saber cómo ayudarse a sí mismo es vital no solo para poder controlar el miedo a la naranja (rama de la cromofobia), sino también otras fobias y ansiedades antes de que se agraven.