diciembre 3, 2022
Coulrofobia

Coulrofobia miedo a los payasos

El término сoulrofobia – miedo a los payasos – es relativamente nuevo. Se mencionó por primera vez a finales de los 80 y en los 90. Viene de la antigua palabra griega «kōlobathristḗs», que significa «caminar sobre zancos». Pero hay diferentes equivalentes para el término. Por ejemplo, la bozofobia.

El término ha llegado a denotar un estado de pánico en las personas cuando se encuentran con payasos, ven sus imágenes o incluso los mencionan. Una persona con сoulrofobia al ver un payaso o incluso la nariz de un payaso, experimenta un intenso malestar psicológico y físico. Quiere huir, esconderse, gritar o llorar. La fobia puede manifestarse de forma diferente en cada persona, pero sus principales síntomas fisiológicos son similares a los ataques de pánico, el estrés severo y la ansiedad:

  • sudoración profusa,
  • palpitaciones,
  • ritmo cardíaco alto,
  • Falta de aliento,
  • náuseas,
  • mareos,
  • fiebre,
  • diarrea,
  • desmayo.

Causas comunes de la сoulrofobia

Las verdaderas causas del miedo a los payasos siguen siendo objeto de debate entre los expertos en psicología. Algunos investigadores creen que estos miedos y fobias surgieron no hace mucho tiempo debido a la excesiva imposición por parte de los medios de comunicación y la industria cinematográfica de imágenes de payasos aterradores y malvados: asesinos, maníacos y locos. Sin embargo, otros expertos creen que la fobia tiene orígenes antiguos, ya que los predecesores de los payasos modernos -bufones, payasos y tontos- existen desde hace mucho tiempo.

Aunque su función principal era divertir a la gente, muchos los temían y los rehuían. El motivo era su comportamiento fuera de lo común, los cambios repentinos de expresiones faciales y emociones, el uso de máscaras (algunas de las cuales podían dar mucho miedo), la blasfemia, la grosería, la sátira dura y el gamberrismo. Los bufones podían burlarse fácilmente de cualquier persona que no les gustara y arruinar su reputación. Muchas religiones y artes de todo el mundo suelen asociar el arquetipo del bufón con elementos demoníacos (sátiros, faunos y demonios).

Coulrofobia

Los miedos y fobias de los personajes bufos podían ser provocados no solo por su forma de comportamiento, sino también por su vestuario y maquillaje. A menudo, la sonrisa pintada del bufón era más bien una mueca siniestra, que tanto los niños como los adultos temían. Esto se debió en gran medida al género satírico que le era característico. Pero es posible que bastantes personas, especialmente los niños más pequeños, se asustaran con él hasta el punto de desarrollar una fobia.

A día de hoy, la mayoría de los disfraces de payaso presentan rasgos faciales, brazos, piernas y abdomen exagerados. Esta deformación corporal puede aterrorizar fácilmente a un niño pequeño e impresionable, que aún no es capaz de distinguir la realidad de la ficción. Pero se han conocido casos en los que el miedo a los payasos se manifestó por primera vez en la edad adulta. Uno de los motivos es no saber exactamente quién se esconde tras la máscara y el disfraz de payaso.

Al igual que otros miedos comunes, la fobia a los payasos puede aparecer después de una experiencia desagradable con ellos, cuando una persona experimenta un miedo intenso, ridiculización, resentimiento, rudeza hacia ellos o dolor físico, aunque sea breve. Si este miedo no se ha eliminado y tratado, puede volver a aparecer e incluso intensificarse con el tiempo.

Explotación de miedos y fobias

Muchos investigadores contemporáneos están de acuerdo en una cosa: la propagación de los miedos y la aparición de extrañas fobias en la actualidad se debe en gran medida a las imágenes vívidas de la literatura y el cine, así como a su explotación activa en los medios de comunicación. Los personajes de la pantalla suelen tener un impacto en la psicología de las personas, especialmente de los niños. Según los psicólogos, después de la novela «Eso» de Stephen King, las películas de Batman con el villano payaso-guasón y una serie de películas de terror sobre monstruos caníbales sedientos de sangre con apariencia de payasos, los miedos y las fobias aumentaron en la gente de todo el mundo a finales de los 80. Y luego hubo más: cineastas, escritores, músicos y periodistas, intuyendo una «mina de oro», empezaron a apostar deliberadamente por las imágenes de payasos malvados. La atmósfera de miedo y tensión se vio reforzada por los medios de comunicación, con historias de criminales reales que se disfrazaban de payasos y cometían crímenes horribles.

La manifestación de la fobia a los payasos en los niños

Estadísticamente, la сoulrofobia  puede ser experimentada tanto por adultos como por niños. Pero lo más frecuente es que afecte a niños pequeños y en edad escolar. Los psicólogos afirman que los niños menores de cuatro años reaccionan de forma aguda ante tipos de caras y figuras desconocidas. Esta puede ser una de las razones por las que se desarrolla una fobia a una edad temprana y posterior.

En un hospital infantil británico se realizó un experimento: para levantar el ánimo de los jóvenes pacientes, los médicos decidieron decorar sus salas con imágenes de payasos. Pero la idea fracasó: más de 250 niños (de 4 a 16 años) experimentaron sensaciones desagradables y miedo a las fotos con payasos, hasta el llanto y la histeria. En la medida de lo posible, algunos niños intentaron quitar los adornos o se quejaron de ellos a los adultos. Sin embargo, los psicólogos no encontraron una relación entre el miedo a los payasos y el diagnóstico específico, la religión o la etnia del niño. Curiosamente, la fobia apareció principalmente en las niñas (casi el 85% de los casos).

coulrofobia

Opciones de tratamiento para la сoulrofobia

A diferencia de otros miedos comunes (por ejemplo, a las alturas, a la oscuridad, al tacto), no hay muchos momentos en la vida cotidiana en los que la сoulrofobia pueda intensificarse. Una persona que tiene miedo a los payasos suele evitar los circos, los parques de atracciones, las fiestas infantiles, los espectáculos de feria, etc. Al minimizar el contacto con el objeto del miedo, es posible que ni siquiera piense en él o en el malestar asociado a él.

Sin embargo, si la fobia interfiere en su vida profesional o personal, vale la pena consultar a un especialista para encontrar la mejor solución al problema. De hecho, la сoulrofobia  se trata de la misma manera que la mayoría de los otros miedos y ataques de pánico: al interactuar gradualmente con el objeto de la fobia, la persona aprende a controlar sus emociones y su comportamiento (desensibilización sistemática). Además de este método, se utilizan la hipnoterapia, la terapia cognitivo-conductual y la programación neolingüística. Sea cual sea el método de tratamiento elegido, debe llevarse a cabo bajo la estricta supervisión de un especialista. A veces se recetan antidepresivos para los ataques de fobia graves, pero no deben comprarse ni tomarse sin receta.