febrero 4, 2023
Ciclofobia

Ciclofobia: Miedo A Los Vehículos De Dos Ruedas

Montar en bicicleta es uno de los juegos más divertidos que uno puede experimentar durante su vida. Sin embargo, cuando uno empieza a tener miedo de tener que tocar una bicicleta, y mucho más de montar en ella, es posible que se trate de un tipo de fobia conocida como ciclofobia.

La ciclofobia puede definirse como el miedo irracional a las bicicletas. Las personas que experimentan ciclofobia suelen tener miedo a todo lo que tenga que ver con las bicicletas. Una persona que experimenta este miedo se dará cuenta de que el mero hecho de pensar en montar en bicicleta, y no digamos ya el hecho de montar en ella, da mucho miedo.

En algunos casos, una persona que tiene ciclofobia, debido a sus temores, puede empezar a experimentar formas extremas de ansiedad que pueden, a su vez, conducir a ataques de pánico en toda regla. A la larga, estas experiencias traumáticas a las que la persona tiene que enfrentarse no harán más que profundizar su miedo a las bicicletas.

Según los psiquiatras, la ciclofobia puede convertirse en una afección intrusiva, y suele observarse en personas que viven en lugares en los que las bicicletas o las motos, en general, se utilizan habitualmente como medio de transporte. En este tipo de entorno, una persona que sufre ciclofobia puede esperar seguir experimentando ansiedades mientras lleva a cabo su estilo de vida diario.

Al igual que otras fobias, las personas que padecen ciclofobia (y que posiblemente vivan en zonas en las que se utilizan habitualmente las bicicletas) evitarán ir a zonas específicas como la autopista, los cruces y los parques para evitar sus miedos.

La mayoría de las personas con ciclofobia siempre preferirán quedarse en casa todo lo que puedan (quizá sólo salgan para cubrir las necesidades que no puedan ser suministradas a sus hogares), sólo para evitar sus miedos. Aunque al hacer esto, pueden controlar sus ansiedades durante un breve período; sin embargo, este acto de evitación sólo conducirá a un mayor empeoramiento de sus síntomas y su condición.

Según los psiquiatras, la mayoría de las personas que han presentado ciclofobia entienden que sus miedos son irracionales, sin embargo, cuando se enfrentan a ellos (tal vez en la carretera), carecen de la capacidad de mantener su disposición racional anterior; de ahí que puedan aparecer la ansiedad y los ataques de pánico.

Ciclofobia

Causas de la ciclofobia

Al igual que otras fobias, la ciclofobia no tiene una causa conocida. Sin embargo, las investigaciones han podido enumerar ciertos factores que, sumados, pueden hacer que una persona desarrolle ciclofobia. Estos factores incluyen

Genética

Todo ser humano está formado por genes. Los genes son rasgos heredados que pueden presentarse en una persona. Aunque, usted es único a su manera, sin embargo, hay rastros de sus padres y por extensión de la familia en usted.

Si tus padres o algún miembro de tu familia han padecido previamente algún trastorno mental o de ansiedad como la levofobia, la autofobia, la esquizofrenia, etc., existe la tendencia a que puedas desarrollar un trastorno de ansiedad como la ciclofobia.

Es fundamental tener en cuenta que, aunque tus padres o un miembro de tu familia hayan padecido un trastorno mental o de ansiedad concreto, por ejemplo, autofobia, esto no significa que tú vayas a desarrollar autofobia.

Esto significa que no necesariamente llegarás a desarrollar el mismo trastorno que tu familiar. Puede desarrollar otros trastornos como la ciclofobia.

Factores ambientales

Aunque tengas una predisposición genética a desarrollar fobias, sin un factor ambiental que sirva de desencadenante, esa predisposición genética permanecerá latente en ti.

Por ello, se ha visto que la mayoría de las personas que han desarrollado ciclofobia han tenido previamente un acontecimiento traumático que ha desencadenado su miedo a las bicicletas y a los ciclistas.

En la mayoría de los casos, tales eventos traumáticos pueden haber sido un accidente espantoso que había ocurrido en su presencia. En otros casos, puede ser que uno de sus seres queridos haya sido atropellado (posiblemente muerto) en un accidente de bicicleta, desencadenando así su intenso miedo irracional.

Además, aparte de las experiencias traumáticas, algunas personas que padecen ciclofobia la han desarrollado debido al tipo de educación que han recibido. Algunas personas han sido criadas por padres que les han inculcado el miedo a las bicicletas.

La mayoría de estos padres han albergado ellos mismos el miedo a las bicicletas y, por tanto, pueden transmitirlo a sus hijos.

Síntomas de la ciclofobia

Las fobias no deben tratarse a la ligera. Esto se debe a que a menudo tienen la capacidad de limitar la productividad de una persona. Según las investigaciones, las fobias tienen la capacidad de causar depresión en la vida de quien las padece.

Las personas que padecen ciclofobia suelen evitar sus factores desencadenantes, por lo que tratarán de evitar los lugares en los que se ven mayoritariamente bicicletas y ciclistas. En los casos en que no puedan evitar estas situaciones, comenzarán a experimentar ciertos síntomas. Estos síntomas pueden clasificarse en dos grupos;

Síntomas físicos

Las personas que padecen ciclofobia experimentan ansiedad como síntoma principal. En la mayoría de los casos, los ataques de pánico que experimentan pueden dar lugar a situaciones aterradoras y angustiosas.

Hay que tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, estos síntomas suelen aparecer sin previo aviso. Los ataques de pánico pueden ser abrumadores y dar lugar a síntomas que se manifiestan físicamente.

Algunos de estos síntomas son:

  • Sudoración
  • Temblores y sacudidas
  • Escalofríos y sofocos
  • Dificultades para respirar que pueden llegar a causar falta de aliento
  • Asfixia
  • Taquicardia, a menudo caracterizada por los rápidos latidos del corazón
  • Angina caracterizada por fuertes dolores en el pecho
  • Opresión en el pecho
  • Náuseas y vómitos
  • Dolores de cabeza
  • Mareos
  • Desmayos
  • Adormecimiento de manos y pies
  • Boca seca
  • Hiperventilación

Síntomas psicológicos

En algunos casos, la persona que padece ciclofobia puede desarrollar síntomas psicológicos graves como:

  • Miedo intenso a perder el control
  • Miedo a desmayarse
  • Miedo a morir
  • Culpa y vergüenza
  • Ira, irritación y cambios de humor
  • Confusión
  • Dificultades de concentración
  • Pérdida total de concentración

Tratamiento de la ciclofobia

Al igual que otras fobias, la ciclofobia no tiene una causa conocida y, por lo tanto, no hay tratamientos específicos que se hayan establecido para tratar únicamente la ciclofobia.

Sin embargo, hay ciertos tratamientos que se han visto como muy efectivos para tratar las fobias.

Entre ellos se encuentran:

Terapias de conversación

Las terapias de conversación, también conocidas como terapias, son sesiones de asesoramiento en las que el paciente habla con un terapeuta sobre su forma de pensar o de comportarse, y éste, a su vez, le ayuda a entender por qué actúa así, así como las posibles soluciones para ayudarle a eliminar sus miedos.

Por lo general, la terapia tiene como objetivo hacer cuatro cosas principales para usted.

Son:

  • ayudarle a reconocer que hay ciertos patrones no saludables presentes en su forma de pensar y de comportarse. Estos patrones están ciertamente perturbando tu vida y por ello, te muestra las formas en que puedes cambiarlos.
  • le ayudará a darse cuenta de que puede tener sentimientos complicados y le mostrará cómo resolverlos rápidamente.
  • te ayudará a dar sentido a los acontecimientos de tu vida y también te ayudará a identificar formas de cambiarlos si son desagradables.
  • ofrecerte un lugar seguro en el que puedas sentirte cómodo hablando con alguien que sepas que puedes hablar de tus sentimientos.

En el tratamiento de las fobias comunes, como la ciclofobia, hay dos tipos de terapias que se han visto como eficaces para tratar las fobias. Son:

Ciclofobia

Terapia cognitivo-conductual

La terapia cognitivo-conductual, comúnmente conocida como TCC, se basa en el concepto de que nosotros, como humanos, somos un producto de la vista. Esto significa que nuestro comportamiento se configura en función de las cosas que vemos y percibimos.

Según los expertos, las fobias tienen la capacidad de cambiar la perspectiva de la vida de una persona. La ansiedad y el miedo son dos combinaciones terribles que pueden fácilmente torcer o distorsionar la realidad percibida.

Por eso, lo que hace la TCC es sopesar tu percepción de la realidad y comprobar si son una descripción exacta de la misma. Si no lo son, tu psiquiatra te ayudará a emplear estrategias y formas para ayudarte a cambiarlas.

En un caso en el que los pacientes están lidiando con el miedo irracional a las motos y las bicicletas (ciclofobia, su terapeuta puede utilizar la TCC para averiguar si el miedo y la ansiedad que está experimentando son tan peligrosos como la realidad de las situaciones.

Si no lo es, su terapeuta empleará ciertas estrategias para ayudarle a cambiar su perspectiva.

Terapia de exposición

Tal y como su nombre indica, la terapia de exposición consiste en que te enfrentes gradualmente a tu miedo exponiéndote a él. La terapia de exposición se basa en la idea de que cuanto más evita una persona su miedo, más crece la fobia.

Así, si padeces ciclofobia, el terapeuta empezará a acostumbrarte a la idea de estar en bicis y bicicletas. Podría empezar mostrándole fotos de bicicletas y motos y luego acostumbrarle gradualmente a la idea hasta que se sienta extremadamente cómodo estando cerca de las bicicletas.

Uso de medicamentos

Siempre es importante tener en cuenta que los medicamentos no deben usarse sin el consentimiento de tu médico o terapeuta que tenga el historial de tu enfermedad. Por lo general, los medicamentos no son siempre el primer punto de referencia cuando se trata de tratar las fobias; en su lugar, lo son las terapias.

Sin embargo, en algunos casos graves, cuando su fobia empieza a tener efectos secundarios y ya está perturbando su estilo de vida diario, entonces se pueden recetar medicamentos.

Hay que tener en cuenta que los medicamentos que se recetan son simplemente para tratar los efectos secundarios (como la depresión) de sus fobias. Los medicamentos no se encargan de tratar la fobia en sí.

Hay tres clases de medicamentos que generalmente se recetan para ayudar a tratar los efectos secundarios de su fobia.

Son los siguientes:

  • Antidepresivos
  • Tranquilizantes
  • Betabloqueantes

Autoayuda

Se trata de las rutinas que debes realizar por tu cuenta para ayudar a reducir tu ansiedad. Estas rutinas incluyen principalmente el uso de yoga y meditaciones.