enero 30, 2023
Catagelofobia

Catagelofobia: miedo a hacer el ridículo

Todas las personas se preocupan de alguna manera por lo que los demás piensan de ellas.

La catagelofobia, es el miedo a que la gente conocida o los desconocidos se rían de ti y te ridiculicen.

Los catagelofóbicos pueden tomarse una broma o un comentario inocuo como algo personal. Esto les sumerge en un abismo de miedo y provoca una tormenta de emociones desagradables.

Causas de la catagelofobia

Los investigadores dividen los catagelofóbicos en dos grupos según su comportamiento. Los representantes de estos grupos condicionales reaccionan de forma diferente a la opinión de los demás:

  1. Las personas que pertenecen al primer grupo se esfuerzan por alcanzar la perfección en todo. Cuidan su aspecto y controlan su comportamiento, negando la posibilidad de hacer el ridículo ante cualquiera.
  2. Los del segundo grupo intentan aislarse de la sociedad cortando toda comunicación con el mundo exterior. Es su forma de protegerse de la posibilidad de que se rían de ellos.

«La misma frase puede repetirse por miedo al ridículo. La sociedad de los niños es muy exigente, y si un niño no se ajusta a ella y se diferencia un poco del grupo, tendrá problemas. Las tensiones de la infancia pueden tener un profundo efecto en la formación de la personalidad. A menudo, los que han sido ridiculizados y no aceptados de niños sufren el miedo a ser ridiculizados también en la edad adulta.

Otro desencadenante del desarrollo de la enfermedad puede ser una situación traumática. Una persona experimenta realmente una escena en la que se han burlado de ella de forma severa y cruel. La experiencia provoca muchas emociones desagradables y se convierte en el primer paso hacia la aparición de la patología.

Algunos pacientes han sido testigos del acoso a un amigo o familiar. Son muy conscientes de la situación y posteriormente desarrollan un miedo a estar en el lugar de la persona acosada.

Las personas con un sentido exagerado de la autoestima pueden incluirse en el grupo de riesgo. Están tan obsesionados con su propia persona, y se tienen en tan alta estima, que cualquier crítica puede causarles un gran dolor y fobia.

Su falta de sentido del humor también puede jugarles una mala pasada. Una actitud demasiado seria ante la vida impide a los catagelofóbicas bromear. Las expresiones de los demás se toman solo en sentido literal, y una broma, aunque no siempre sea mala, se percibe como un insulto personal.

Catagelofobia

Signos de la catagelofobia

El trastorno puede manifestarse con distintos grados de intensidad. A nadie le gusta que se burlen de él, pero las reacciones del catagelofóbico son violentas. En las formas más graves, una broma inofensiva provocará un ataque de pánico en toda regla, los brazos y las piernas se desmoronarán, el corazón latirá más rápido y la presión arterial aumentará. También pueden producirse vómitos, mareos y ataques de asfixia. Bajo estrés, la persona se desorienta completamente en el tiempo y el espacio. Debe prestar atención a las siguientes manifestaciones de la patología:

  • Falta de respuesta a las bromas o, por el contrario, risa fingida sin motivo;
  • Inhibiciones y taciturnidad;
  • Agresión inmotivada y el ridículo.

Casi siempre se sienten increíblemente cansados al final del día debido a la intensa tensión interna. Las reacciones dolorosas no solo provienen de las palabras y acciones reales de los demás, sino también de los pensamientos de la persona de la que se burla.

Siempre tienen una autoestima muy baja y no hablan mucho, apoyando la conversación solo con ocasionales gestos de aprobación. A los catagelofóbicos les resulta difícil tomar incluso las decisiones más simples, lo que no es sorprendente. Al depender tanto de la opinión de los demás, siempre tienen dudas sobre sus palabras, acciones y pensamientos.

Un catagelofóbico puede esconderse tras una máscara de excesiva agresividad y caballerosidad. Siempre intentan ser los primeros en ofender y herir a la persona, sienten que no podrán reírse de ella. La catagelofobia es una forma de sociofobia, por lo que estas patologías tienen tantos síntomas similares.

Un catagelofóbico nunca se ríe de los chistes ni hace contacto visual. Rara vez se escucha la risa de esta persona y su mirada se dirige a los labios de la otra persona para ver si se están burlando de ella. Incluso una ligera sonrisa puede desequilibrar totalmente al catagelofóbico.

Catagelofobia

Tratamiento de la patología

La catagelofobia  no es una condición que se pueda curar por sí misma. En este caso, es imposible hacerlo sin la ayuda de un especialista. La familia puede ayudar remitiendo al paciente a un psicoterapeuta. También tratarán de hacer comprender al paciente que no es normal cuando se tiene en cuenta la opinión de otras personas.

El tratamiento de la Catagelofobia llevará mucho tiempo. Se han desarrollado muchos métodos psicoterapéuticos que se han aplicado con éxito para tratar la fobia. La hipnoterapia y el entrenamiento psicológico proporcionan excelentes resultados. Un especialista entrevistará al paciente en detalle y encontrará el método más adecuado para tratar la fobia.

Puedes deshacerte del miedo al ridículo haciendo de la risa tu trabajo. Muchos payasos, al recordar su infancia, cuentan que fueron objeto de burlas y que las soportaron de forma bastante dolorosa hasta que el mecanismo de defensa de su cuerpo se puso en marcha. Empezaron a hacer reír deliberadamente a la gente y los complejos desaparecieron inmediatamente. Este método de tratar las fobias se llama hipercompensación.

También se conoce un método de compensación. Una persona que es objeto de burlas, se pelea con los delincuentes, a menudo en el sentido literal de la palabra. Se recurre a la intimidación para que a los demás no se les ocurra, burlarse de una persona tan enfadada y peligrosa. Los catagelofobos, que tratan su enfermedad por compensación, creen que la mejor defensa es un ataque. El tiempo, la experiencia de la vida y una reevaluación de los valores atenuarán la gravedad de la fobia con la edad.

Las personas que padecen catagelofobia tienen una autoestima muy baja y les resulta difícil construir una carrera y alcanzar el éxito en la vida. También tienen problemas en el ámbito personal debido a las manifestaciones del miedo. Se sienten inferiores a los demás y solo se les tolera en la sociedad como «chivos expiatorios» de los que se ríen. Es importante reconocer los síntomas de la enfermedad lo antes posible y empezar a tratarla.

No se puede hacer la vista gorda ante la enfermedad; hay que empezar a tratarla lo antes posible. Es muy duro vivir con la expectativa del ridículo constante. Es mucho mejor sentirse como un miembro de pleno derecho de la sociedad y disfrutar de todos los placeres de la vida.