julio 12, 2024
Courtesy

20 reglas de cortesía que debes conocer

A lo largo de la vida, una persona aprende las normas de comunicación en la sociedad. Formalmente, se expresan en las normas de etiqueta. El comportamiento cortés anima a las personas a comunicarse e interactuar, es como el agua que anima a una planta a crecer. El respeto al espacio personal de otra persona siempre ha sido muy valorado en las sociedades altamente desarrolladas. Respetar las reglas de cortesía y etiqueta significa comprender las sutilezas de la comunicación humana.

1. Decir «gracias» y «por favor»

Una de las reglas de cortesía más importantes! Mamá tenía razón: estas palabras son realmente necesarias para mantener una cultura de respeto mutuo en la sociedad. Es una de las primeras cosas que enseñamos a los niños, pero los adultos suelen olvidarlo por alguna razón. Recuerda: ¡nunca es tarde para mejorar y aprender a ser educado con los demás!

2. No tocar a la gente sin permiso

Una persona educada no tocará a otra persona ni invadirá físicamente su espacio personal. La única excepción es quizás un apretón de manos, pero incluso ese gesto requiere la voluntad de ambas partes. Si no estás seguro de si un contacto (como un abrazo) es apropiado, siempre puedes preguntar.

reglas de cortesía No tocar a la gente sin permiso

3 Si te equivocas, admítelo 

A nadie le gusta equivocarse, pero una persona educada siempre admitirá su error y estará dispuesta a asumir su responsabilidad y corregirlo si es posible. «Algunas personas odian admitir que se equivocan. Sin embargo, no les hace parecer inteligentes, sino arrogantes e ignorantes».

4. No hagas preguntas demasiado personales.

Aceptar: Recibir preguntas como «cuándo casarse» y «por qué no tener hijos» no es muy agradable. E incluso si una persona educada realmente quiere saber algo sobre ti, no lo sacará primero, y sólo lo hará si la propia persona lleva la conversación en esa dirección.

5. Intenta que los demás se sientan cómodos

Se trata de los pequeños detalles, como ofrecer un vaso de agua si tienes calor o cambiar de mesa en un café si la bulliciosa compañía cercana dificulta la conversación. Las personas educadas siempre están atentas a la situación, por lo que se dan cuenta a tiempo de que la otra persona está incómoda y tratan de corregirlo.

6. No interrumpir a los demás

Una de las principales virtudes de una persona con buenos modales es la capacidad de escuchar lo que se dice y no interrumpir, incluso cuando realmente se quiere. Espere a que la persona haya dicho todo lo que usted quiere decir, y luego diga sus propias palabras.

7. Lenguaje corporal especial

No basta con decir palabras amables si tu lenguaje corporal dice lo contrario. Los signos de lenguaje corporal cortés incluyen, por ejemplo, mantener el contacto visual y mantener una distancia cómoda sin invadir el espacio personal. Pero hay que evitar hurgar en el teléfono y prestar atención al cuerpo de la otra persona o de las personas que están cerca.

8. No presente los desacuerdos con ira.

Se puede expresar la disconformidad siendo educado. El truco, dice Parker, es seguir siendo un interlocutor agradable y respetuoso incluso en ese momento. «No levantes la voz, no gesticules con demasiada vehemencia y, desde luego, no pongas los ojos en blanco en respuesta al punto de vista de otra persona».

9. No te interesen los rumores

Es natural que mucha gente comparta sus observaciones sobre los demás, pero una persona educada se guardará sus opiniones para sí misma. Los rumores sobre los demás tampoco les interesan y tratarán de desviar la conversación hacia otra dirección o incluso evitarla por completo. Hemos incluido esta regla en la lista de reglas de cortesía. Aunque en el famoso libro DE ANIMALES A DIOSES (SAPIENS): UNA BREVE HISTORIA DE LA HUMANIDAD de YUVAL NOAH HARARI el autor escribe que si a la gente no le gustaran los rumores y los chismes no habría humanidad.

10. Escucha más que habla.

No hay nada más molesto que una conversación que se convierte en un monólogo. Pero no basta con dejarles hablar sin tirar de la toalla. Merece la pena utilizarlo para demostrar que estás realmente interesado en lo que dice la persona y que la escuchas con atención.

11. Tratar igual al cuidador y al director general

Ser cortés significa tratar a todas las personas como iguales, independientemente de su sexo, condición social, raza, ingresos u otros factores. Significa que tratas a las personas con respeto, independientemente de que estés hablando con un taxista o con tu jefe. También significa que sigues siendo educado, aunque no haya testigos que vean tu comportamiento indigno.

12. No utilice la agresión pasiva

«La grosería siempre sigue siendo grosería, incluso con un envoltorio de palabras decentes», señala Parker. Y encubrir tu deseo de hablar negativamente con la frase «bueno, estoy diciendo la verdad» tampoco es una buena idea. 

13. Los errores no son motivo de celebración

Incluso la persona más educada no es ajena al regodeo. La diferencia, sin embargo, es que no demostrará su alegría, porque puede ponerse en el lugar de la otra persona y comprender lo desagradable que sería para ella esa reacción.

14. Ser consciente de la diferencia entre hablar en el interior y en el exterior

Todos hablamos más alto de lo habitual cuando caminamos para compensar el ruido y la distancia. Sin embargo, en una cafetería u otra sala, hay que bajar la voz para no molestar a los demás clientes. Las personas educadas son muy conscientes de ello.

15. No hables de tus problemas personales en las redes sociales

Crear cuestionarios para cada momento o situación de tu vida, es parte del círculo vicioso que muchas personas tienen en las redes sociales.

La gente no debería saber lo que pasa en tu vida cada minuto del tiempo.  Así que proteja su privacidad y tenga cuidado con este tipo de publicaciones. Es más cortés con tu familia y amigos. Lea no sólo sobre las reglas de cortesía, sino también sobre las fobias ha creado la tecnología – tecnofobia.

16. No vayas a las fiestas con las manos vacías

Es habitual llevar un regalo para beber, comer o degustar con la familia, los amigos y los compañeros. Siempre es recomendable llevar vino, zumo o incluso una planta cuando se va a visitar la casa de otra persona.

17.  Evitar el mal gusto o el lenguaje soez

Cuando se inicia una relación, no se tiene mucha confianza en que el contexto de la conversación sea bastante serio o formal. Evita las actitudes groseras, el lenguaje vulgar y el lenguaje soez.

Aunque te comuniques con alguien cercano, no a todo el mundo le gusta demasiado, así que mantén la cabeza fría y ambos os sentiréis más cómodos. Recuerda que «indecente» no sólo se refiere a términos sexuales, sino también a palabras escatológicas, que incluyen caca, vómito o enfermedad.

18. Importante entre las reglas de cortesía – ser puntual

El contexto actual está lleno de momentos fugaces en los que la prisa es la protagonista, pero a menudo tenemos la costumbre de llegar tarde a las reuniones programadas debido a la ansiedad o a la falta de autoestima mientras te arreglas.

En cuanto a la cortesía, la puntualidad es buena para ti. Escribir que se llega tarde no significa que se llegue a tiempo cuando se puede quedar con alguien. Llegar a tiempo significa no llegar tarde. De hecho, esta es una de las reglas más importantes.

reglas de cortesía - Ser puntual

19. Mostrar las mismas señales de afecto

Hubo un tiempo en que los hombres besaban la mano de una chica y le hacían una reverencia. Hoy, por supuesto, parece extraño. Pero muchos permiten un apretón de manos amistoso; en este caso, recuerda que si das la mano a un tipo, debes hacer lo mismo con los demás del grupo. De lo contrario, parecerá que le estás dando la mano y que estás coqueteando con él.

20. No te maquilles en lugares públicos

La última regla de nuestra lista de reglas de cortesía. Siempre vamos con retraso y quieres hacer más eficientes las largas horas que pasas en el transporte público. Al fin y al cabo, parece que es muy cómodo: puedes dormir más tiempo y maquillarte, por ejemplo, en el autobús. No vamos a hablar de los resultados de tales obras de arte: ¿quizás usted es realmente un maestro y su apretón de manos en el transporte público es una obra de arte?  ¡Pero es una grosería para los demás pasajeros! Lo mejor que puedes hacer frente a otras personas es mirarte al espejo. Todas las demás operaciones sólo pueden realizarse en el servicio de señoras.